Congreso de Cannabis 2021
Las universidades y los organismos científicos, claves en investigación, cultivo y producción

Destacados exponentes de estos espacios académicos y científicos remarcaron la importancia de fortalecer el vínculo con entidades de la sociedad civil y el ámbito privado para construir un sistema integrado y poder acercar derivados de cannabis a la comunidad.

4 de Octubre, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser

El aporte estratégico de las universidades y los organismos científicos para el desarrollo de proyectos de investigación, cultivo y producción, y la vinculación de ese universo con la comunidad para que pueda acceder a derivados de cannabis seguros fueron los ejes de una nueva mesa del Congreso de Cannabis, que se realiza en Chilecito, La Rioja, y que culminará mañana con la inauguración de la planta de la empresa Agrogenética Riojana. Referentes de universidades públicas de distintos puntos del país, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) plantearon cómo la ola verde ha impactado en la academia y el mundo científico, y cuáles han sido sus líneas de trabajo en los últimos años, así como su vinculación con organizaciones de la sociedad civil.

“Tenemos la responsabilidad de garantizar el acceso seguro y lo más universal posible” de la población a los derivados de cannabis, sostuvo Patricio de Urraza, docente de la cátedra Cannabis y Salud de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, y quien ofició de moderador. “Las universidades públicas son abiertas y gratuitas, financiadas por gran parte de la comunidad que no está en la universidad y gran parte de esa comunidad no tiene acceso porque no tiene obra social a productos terapéuticos de cannabis”, remarcó.

El panel se proyectó de forma virtual, aunque Urraza y algunos de los participantes de la mesa estuvieron presentes en la sala de exposición para responder las preguntas de quienes presenciaron el panel. De la charla participaron Silvia Kochen (CONICET y RACME), Carla Arizio (INTA), Susana Pasquaré (Universidad Nacional del Sur), Sofía Maiorana (Universidad Nacional de Rosario), Gastón Barreto (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires) y Ernesto Gozzer Infante (Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú). En los últimos años, en el marco de la Ley 27350 y su reglamentación con el decreto 883/2020, distintas universidades recibieron la aprobación del Ministerio de Salud para el cultivo, investigación y producción del cannabis con fines terapéuticos o medicinales. Es con el objetivo de encontrar cepas de calidad para su uso como medicamento y garantizar esa seguridad en todo el proceso, lo que implica cultivos en condiciones controladas.

Esto último fue uno de los puntos que abordó Kochen, quien detalló en qué consiste el programa de estudio de la Diplomatura en Cannabis y sus usos medicinales, que brinda la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ). La coordinadora de la RACME dijo que el objetivo de la diplomatura es “generar un espacio de formación en cannabis medicinal y derivados para la comunidad en general, para los interesados en su cultivo y producción y para el personal de salud”. La investigadora principal del CONICET destacó la importancia de la formación para “tener buenas prácticas de cultivo y material de calidad'' y también “buenas prácticas de producción”, claves para la industria.

Por su parte, Carla Arizio, en representación del INTA, hizo un repaso por los proyectos de ese organismo con fines de investigación y producción, a partir de la articulación con gobiernos provinciales, municipales, ONG, universidades y empresas. “Recibimos una demanda explosiva de diferentes actores” para avanzar en distintas iniciativas, comenzó. E hizo una síntesis sobre los pilares del trabajo: “Desarrollar protocolos de buenas prácticas de cultivo, articular con los otros actores de la cadena, proveer materia prima de calidad certificada y trazabilidad y continuar con las capacitaciones de nuestros investigadores y técnicos”.

El INTA trabaja en 11 proyectos de investigación y desarrollo del cultivo de cannabis con fines medicinales distribuidos en siete provincias. Su capacidad y presencia en todo el país le permite responder a una demanda creciente de acuerdos productivos con diferentes actores públicos y privados. A su turno, la médica Maiorana (UNR) planteó “cómo hacer para hacer cumplir el decreto (833/2020)”. “La ley está vigente y lo que dice es que debemos articular para ir en pos del derecho a la salud”, enfatizó. Para eso, resaltó una serie de puntos: “Vinculación tecnológica, validación de saberes, certificación participativa y extensión”.

Tras la intervención de la rosarina, Barreto (UNICEN) y Pasquaré (UNS) describieron el recorrido de sus respectivas experiencias. Barreto, promotor del proyecto de ordenanza de cannabis medicinal en Olavarría, contó el caso de esa ciudad del centro de la Provincia de Buenos Aires. “Se están definiendo estrategias políticas locales pensando en clave productiva a nivel pequeño y en articulación con el Gobierno de la ciudad y un laboratorio de elaboración pública de medicamentos”, afirmó.

Por último, el panelista internacional, Ernesto Gozzer Infante incorporó en la Universidad Peruana Cayetano Heredia de Perú el proceso académico de formación en posgrado de profesionales para el uso medicinal del cannabis. Dijo que el “desarrollo en el uso de la cannabis es más reciente” en el país andino, donde desde hace diez años se usa para la práctica médica y desde 2014 las organizaciones de la sociedad civil vienen reclamando que el cannabis sea una herramienta terapéutica.

“La regulación llegó con la aprobación de la ley en 2017 y el reglamento para su uso efectivo en 2019. Ese año llegó el primer producto en forma de aceite a través del sector público”, a través de la “importación de aceite con CBD al 5%”, indicó.

Vale remarcar que el 2º Congreso de Cannabis, que muestra los recientes avances en investigación, acceso y producción de cannabis en Argentina y Latinoamérica, comenzó ayer con la participación de los ministros nacionales de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Salud, Carla Vizzotti; también, del gobernador de la provincia de La Rioja, Ricardo Quintela. Concluirá mañana con la inauguración desde las 13 hs de la planta de Agrogenética Riojana, organizadora del Congreso junto con la Cátedra Libre de Cannabis y Salud de la UNLP y del grupo internacional Cannamerica.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
Este sábado 04 de Febrero a partir de las 16 se podrá disfrutar de charlas, música y una feria de emprendedores locales en la localidad santacruceña.
Entre enero y noviembre de 2022, el país latinoamericano exportó un total de 8,4 millones de dólares a través de la comercialización de cannabis.
“Este reconocimiento es el visto bueno para poder desarrollar el objetivo, que nos hemos propuesto como asociación”,contó Matías Salvado, Tesorero de la Cámara Cannabica Fueguina, a Industria Cannabis.
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”