Entrevista - Presidente de Agrogenética Riojana
Benjamín Enrici, “Argentina no puede correr siempre de atrás”

La Rioja se proyecta hacia “una industria fuerte, de ingreso de dólares a través de radicación de empresas bajo un sistema de licencias”, pero también extiende el modelo de desarrollo integral del cannabis a los pequeños productores y a los autocultivadores. Industria Cannabis dialogó al respecto con Benjamín Enrici, Presidente de Agrogenética Riojana, una empresa mixta con participación mayoritaria del Estado provincial.

Benjamin Enrici foto de Via Rosario

Benjamín Enrici es presidente de Agrogenética Riojana, una empresa mixta con participación mayoritaria del Estado provincial. Oriundo de la provincia de Córdoba, Enrici vio hacia fines de los 90 que en las regiones de agricultura de oasis de La Rioja, existía “un atraso tecnológico muy grande con respecto a las mismas producciones en otras partes del mundo”, en las producciones regionales de olivo, vid, nogal o jojoba. Ese retraso “se basaba en un pilar importantísimo, que es la genética”, agregó.

El Presidente de Agrogenética Riojana habló sobre el origen de esa empresa, con el desarrollo de un proyecto que le presentó al gobernador de ese momento, Luis Beder Herrera, “diciéndole que la única forma de generar una transformación en el sector productivo de la provincia era creando un centro de biotecnología como herramienta para traer la mejor genética del mundo y hacer las plantas de alto valor genético con las técnicas modernas”, según expresó el ingeniero agrónomo.

Luego de presentar esa idea, Enrici viajó a California y es allí donde se encontró con las granjas de cannabis y el destino medicinal de la planta. A partir de ese momento, convocó a “gente de Canadá y de Estados Unidos para evaluar las condiciones de La Rioja, para hacer el cultivo de cannabis orientado no solo al aceite medicinal, sino a la producción de cáñamo para fibra”. Y, en ese marco, “evaluaron a La Rioja como uno de los mejores lugares del mundo en cuanto a la condición del clima, para producir aceites de primera calidad y fibra de cáñamo”.

Desde ese lugar, el Presidente de Agrogenética Riojana comienza a desarrollar un plan para el uso de cannabis medicinal, entendiendo que “era la solución a un problema de salud pública”, debido a sus consideraciones sobre que “el paciente riojano accede a un producto malo, caro y sin prescripción” respecto a las oportunidades que existen en lugares como la región de la Ciudad de Buenos Aires.

Asimismo, el ingeniero agrónomo agrega que “la otra parte del proyecto es generar una industria que ponga a La Rioja en la vanguardia de la biotecnología, en un producto que tiene un enorme horizonte en la medicina. Esto sostiene a nuestros profesionales que quieran radicarse y trabajar en una industria que tiene una gran ventana de oportunidad con la posibilidad de grandes inversiones en dólares y de generación de mano de obra”.

En ese sentido, destacó la importancia de la voluntad política para el impulso de proyectos de este tipo y el rol que debe tener el Estado en ese aspecto: “nuestro concepto es un desarrollo federal, que tiene al Estado como protagonista. Lo que nosotros no queremos que pase con la industria del cannabis es que seamos contratistas de los que generan la biotecnología”, puntualizó.

De esta manera, Enrici sostiene que la iniciativa riojana es “uno de los proyectos más integrales en cuanto a la industria que no solo contempla la participación privada sino que pone al Estado como actor principal, y que puede hacer extensivo el modelo a un sector minifundista que de otra manera quedaría excluido, porque nosotros hemos creado un modelo de industria que entrega licencias y que a través de ellas logra un desarrollo en toda la expresión territorial de la provincia”.

El modelo de licencias propuesto contempla dos cuestiones: la participación de privados y una empresa pública testigo, que permite extenderse hacia los pequeños productores y realizar alianzas estratégicas en materia de biotecnología. El Presidente de Agrogenética Riojana detalló en ese aspecto que se ha dividido al territorio provincial en tres regiones, según elementos de logística o de clima y que el fin de las licencias es el de “radicar muchas empresas pequeñas (no quiere decir que no se radique una grande, pero con gran diversidad en el horizonte de mercado). La idea es abarcar todos los rubros, no concentrarse en el cannabis medicinal”.

A su vez, agregó: “esas licencias se van a dividir por tipos y categorías; es decir, va a haber licencias para producción y cultivo, licencias para producción de fitoderivados y valor agregado, va a haber licencias para transporte, para investigación y licencias diferentes en cuanto a normativas de seguridad, para lo que es producción de THC o producción de cáñamo”.

En cuanto al desarrollo industrial, Enrici se mostró “esperanzado de que el año que viene se trabaje un marco legislativo para el desarrollo de la industria”, debido al conocimiento de iniciativas por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación y el proyecto presentado en la Honorable Cámara de Diputados por Mara Brawer. “La parte industrial no se puede ejecutar bajo la legislación actual, pero La Rioja va a presentar el modelo de desarrollo para generar una legislación que a La Rioja le sirva para ser competitiva y entrar al mercado”, sostuvo.

En este marco, el ingeniero agrónomo puso el acento en que “Argentina no puede correr siempre de atrás”. Y ejemplificó con la imposición de límites al THC: “Argentina tiene que ir sin techo de THC, porque si nosotros legislamos en base a una ley anterior, al otro día van a sacar el límite al THC (cosa que va a pasar el año que viene en Estados Unidos) y nosotros vamos a estar de nuevo corriendo de atrás”. Asimismo, afirmó que “para que Argentina se ponga a la vanguardia del mercado y acceda a mercados de venta y exportación, tiene que tener una legislación superadora en materia de industria”.

El proyecto de salud pública que actualmente se encuentra en desarrollo en la provincia de La Rioja consiste en tres ejes: el primero es un ensayo agronómico a realizarse en el mes de diciembre de 2020, en una superficie de 1 hectárea y cultivando seis variedades. Esto, según Enrici, les dará como resultado materia prima para entregar en el Ministerio de Salud y en otros proyectos de investigación y “el know how para encararlo a una etapa industrial que también se está desarrollando: son 7 hectáreas que se están invirtiendo en forma paralela en la parte de la industria”, detalló.

El segundo eje del proyecto tiene que ver con el análisis de aceites de cannabis a terceros: “a todos los que compran en el mercado negro le damos la posibilidad de analizar su aceite, decirle si es apto para consumo o no y darle un certificado con la composición, para que después el médico que prescriba pueda tener un elemento racional para hacerlo”, explicó el ingeniero agrónomo.

El tercer aspecto es el de la capacitación de médicos, a través de un convenio con la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que ya tiene una cátedra especial de cannabis, y con el Ministerio de Salud, para hacer una capacitación de carácter universitario. Se realizará a través de la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR).

Enrici ahondó en los convenios que ya se han firmado con instituciones públicas, como el CONICET y la ya mencionada UNLP, en términos de ensayos e investigación de variables agronómicas, así como de fitoderivados. Al respecto, el Presidente de Agrogenética Riojana sostiene que “cuando extrapolemos el proyecto, vamos a poder darle un estándar de calidad para que ingrese bajo la normativa que se requiere para uso médico”. Y, en esa línea, contó que “la ANMAT (NdR: Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) va a sacar al cannabis como una planta tóxica; de hecho, inscribió el primer producto derivado de cannabis como medicamento herbario y eso obliga a sacarlo, lo que es un gran avance”.

Por último, Enrici remarcó que La Rioja puede encontrar en el desarrollo industrial del cannabis el aporte de “una industria fuerte, de ingreso de dólares a través de radicación de empresas bajo un sistema de licencias, pero que también contempla el modelo extensivo al sector minifundista y a aquellos autocultivadores con determinadas condiciones de trazabilidad e identificación para que puedan tener la posibilidad de abastecer tanto al sistema de salud como a la cosmética”.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
La cartera nacional presentará la iniciativa el 24 de mayo en el marco de la reunión del Consejo Económico y Social. La propuesta de ley “Desarrollo de la industria del cannabis medicinal y del cáñamo industrial”, después de meses de debate, se girará al Congreso para su tratamiento.
El país ibérico, de esta forma, dio inicio a los debates por una ley de cannabis para la salud. La subcomisión deberá entregar un informe al gobierno en un plazo máximo de seis meses. Según una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 90,1% de los españoles se mostró a favor de que se legalice el cannabis medicinal.
Bob Marley, máximo exponente de la música reggae a nivel mundial, falleció el 11 de mayo de 1981 y dejó un legado notable vinculado a la visibilización de la planta y a la lucha por su legalización en tiempos de fuerte prohibicionismo. Los puntos fundamentales convierten a los rastafaris, su relación con el cannabis y el reggae en un triángulo indestructible, símbolo de un movimiento cultural que perdura en el tiempo. Qué sucede con la legislación en Jamaica.
Los testeos de aceites, material vegetal y diversos productos derivados de cannabis con fines medicinales cumplen un rol más que importante en el desarrollo de un tratamiento seguro e informado. Los Servicios Tecnológicos de Alto Nivel ofrecidos por el CONICET y la experiencia pionera de la Universidad Nacional de Rosario, trabajos fundamentales en el ámbito público.
Facundo Garretón es empresario, natural de Tucumán, tiene 47 años e invierte en cannabis en Uruguay y Colombia desde el año 2018. En su historial, tiene emprendimientos en las áreas de finanzas y tecnología con iniciativas como InvertirOnline. Fue diputado nacional y actualmente está al frente de las empresas de cannabis YVY Life Sciences y Blueberries Medical Corp. Industria Cannabis habló con Garretón acerca de su mirada sobre el escenario del cannabis en Argentina y en América.
Mediante la Resolución 1263/2021, firmada por Carla Vizzotti y publicada este jueves en el Boletín Oficial, se autorizó el cultivo de cannabis con fines de investigación para uso medicinal. El proyecto fue presentado por la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB). Cuáles son los detalles de la iniciativa.
La norma hace hincapié en la investigación científica y en los estándares de calidad de los productos derivados de cannabis, junto con el protagonismo de los organismos estatales en el cultivo y el procesamiento de la planta. La sanción del proyecto se da en el marco de una campaña de confusión por parte de sectores eclesiásticos sobre el uso medicinal del cannabis y adicciones.
El gobernador lo manifestó en la Apertura de Sesiones Ordinarias provinciales, con fuerte hincapié en el rol que cumple el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) para los desarrollos vinculados a la salud. Será un trabajo de dos etapas, donde primero se importarán los insumos para producir y, luego, la provincia realizará todo el proceso de producción.
La provincia cuyana apuesta a la producción de cannabis medicinal y se encamina a garantizar las condiciones para comenzar a cultivar en septiembre. Hay mucha expectativa sobre la creación de empleos, donde se estiman 16 personas por hectárea, y los desarrollos empresariales.
A través de una resolución conjunta entre el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Semillas (INASE), se permitirá la incorporación en el Registro Nacional de Cultivares y/o en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares. La medida tomará vigencia una vez publicada en el Boletín Oficial. Cuenta con la firma de la ministra Carla Vizzotti y del presidente del INASE, Joaquín Serrano.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350