Industria y servicios
“Queremos trabajar en una línea de aportes no reembolsables para mejorar la cadena de valor del cannabis”

En diálogo con Industria Cannabis, María Apólito, subsecretaria de Economía del Conocimiento del Ministerio de Desarrollo Productivo, detalló cómo impacta este sector en la industria cannábica, qué potencial tiene en el futuro y qué rol juega la Ley 27.506. Además, adelantó en qué consistirá su intervención durante la ExpoIndustria de cannabis y cáñamo en Resistencia.

15 de Noviembre, 2021
Por: Alejandro Palladino

El sector de la economía del conocimiento es clave para incrementar el valor agregado y aumentar la productividad de toda la industria. En octubre del 2020 el Congreso sancionó la Ley 27.506 para potenciar la actividad a través de un régimen de promoción que prevé una serie de beneficios.

En una década estas empresas pueden llegar a generar el doble de empleo que actualmente, hasta llegar a 500.000 trabajadores, y exportar cerca de 10.000 millones de dólares por año, según cálculos del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. Además, las empresas de Servicios Basados en el Conocimiento (SBS) exportan cerca de 6.000 millones de dólares al año, una cifra que ubica al sector como el tercer complejo exportador del país.

Software, producción o postproducción audiovisual, biotecnología, servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones, industria 4.0, servicios profesionales, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital son algunas de las actividades que esta industria integra.

En diálogo con Industria Cannabis, María Apólito, subsecretaria de Economía del Conocimiento del Ministerio de Desarrollo Productivo, detalló cómo impacta este sector en la industria cannábica, qué potencial tiene en el futuro y qué rol juega la Ley 27.506.

-¿Cuáles van a ser los lineamientos de tu presentación durante la ExpoIndustria de cannabis y cáñamo en Chaco?

- Voy a plantear cómo las distintas actividades de la economía del conocimiento, como software, big data, inteligencia artificial, internet de las cosas, genética y biotecnología pueden mejorar toda la cadena de valor del cannabis.

-¿Cómo impactan esas actividades que mencionás en la actividad del cannabis? ¿Cómo contribuyen para tener productos de calidad y con trazabilidad?

-Las tecnologías de la industria 4.0, la robotización, la automatización, la inteligencia artificial y todo lo relacionado a imágenes satelitales para cultivo se utilizan en general en el agro. Cuando hablamos de plantaciones outdoor, se pueden aprovechar todas estas tecnologías para mejorar el rendimiento y la eficacia del cultivo del cannabis.

En indoor, hay desafíos de desarrollo de posibles app que controlen los niveles de humedad, temperatura y ciclos. Ahí hay mucho desarrollo que puede ser proveído por empresas locales. Esto en cuanto a las nuevas tecnologías. En las cuestiones de índole más científica, también aportan la biotecnología y la genética.

-¿Qué ejemplos se pueden mencionar de aplicación de la economía del conocimiento en proyectos productivos de cannabis?

-El año pasado sacamos una línea (de financiamiento) llamada Soluciona. Se trata de un aporte no reembolsable de hasta 15 millones de pesos. Hemos financiado dos proyectos de cannabis. Uno en la provincia de La Rioja (AgroGenética Riojana), donde buscan desarrollar ensayos agronómicos de variedades con distintas técnicas de cultivo optimizando también las técnicas de extracción de resinas y de otros compuestos. También financiamos con otra línea, destinada a otorgar capacitación a municipios. Junto con la Universidad Nacional de Hurlingham y el municipio de Bolívar, se instalaron 900 metros cuadrados de un invernadero de la variedad sativa L y se está capacitando para los controles de infecciones dérmicas.

Además, no descartamos hacer una línea específica vinculada a la economía del conocimiento y el cannabis. Eso seguramente lo vamos a hacer el año que viene. Al igual que la línea Soluciona Verde, que tiene que ver con la producción más amigable y sustentable, queremos trabajar en una línea específica de aportes no reembolsables para el mejoramiento de toda la cadena de valor del cannabis desde la economía del conocimiento.

-¿Cómo juega la economía del conocimiento con relación al proyecto de ley para regular la industria del cannabis y del cáñamo, que tiene media sanción del Senado?

-La ley de economía del conocimiento viene a potenciar ese proyecto porque hay incentivos más que interesantes, donde empresas PyMEs, asociaciones civiles, empresas de grandes laboratorios pueden apoyarse en esa normativa para llevar adelante todo lo vinculado a I+D (Investigación y Desarrollo) en cuestiones de cannabis. La ley plantea beneficios, como una rebaja importante en las contribuciones patronales, que es del 70% y llega al 80% en caso de empleo de mujeres o de empleo en zonas denominadas desfavorables, que en general son las provincias de nuestro norte. También hay un incentivo por descuentos en ganancias.

Claramente las empresas que encaran proyectos de investigación y desarrollo vinculados a cannabis, pueden ingresar a la ley porque la exigencia, entre otras cosas, es que demuestren inversión en I+D y en capacitación. Son dos temas claves para que desarrollemos el cannabis.

-Tomando de ese proyecto el caso del cáñamo, ¿qué hay que hacer para evitar la primarización de la actividad?

-Ese es el gran desafío de Argentina para muchos cultivos. Argentina tiene un potencial enorme para agregar valor a todas las materias primas que derivan del agro. Generar innovaciones y tratar de avanzar en la cadena hacia arriba, no exportar el cultivo sin industrializar sino ver cómo podemos hacer para que los insumos que derivan del sector primario sirvan para generar intervención de otras cadenas como la de alimentos y la textil. Así, aprovechar mejor las capacidades que tenemos en el sector agro. Es un desafío que esto se expanda y que no sean casos aislados, que podamos industrializar al sector primario y generar valor.

-¿En qué situación se encuentra Argentina en materia de economía del conocimiento y qué balance hacés hasta el momento de la aplicación de la Ley 27.506?

-La ley viene funcionando muy bien. Hay unas 2.000 empresas que iniciaron trámites de inscripción, de las cuales 600 ya hicieron formalmente la inscripción y 350 están inscriptas. Esto continúa una política pública iniciada en el 2004 en el sector del software y nos preocupaba que los otros sectores que involucra la ley no se animaran a inscribirse. Eso no está sucediendo. Tenemos empresas aprobadas de los sectores de biotecnología, audiovisual, satelital y servicios profesionales. Está siendo una ley que en términos de la llegada es exitosa. Desde la puesta en marcha a fines de marzo estamos en números muy alentadores y vamos a superar lo que en su momento fue la exitosa ley de software.

Entre los efectos que causa la ley, se han anunciado inversiones importantísimas sobre todo en el sector de biotecnología y software. Además, en esos sectores aumentó el empleo, contra una retracción entre 2019 y 2021 con respecto al resto de las actividades. No son solo efectos de la ley, pero creemos que ayuda y que hay mucho potencial para que se consoliden sectores más incipientes como la industria 4.0 o la nanotecnología.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
Las condiciones impuestas por el Estado, a través de la nueva Reglamentación de La Ley 27350 del Programa de Investigación para Uso Terapéutico y Medicinal de Argentina, el REPROCANN (Registro del Programa de Cannabis), dejando toda retórica demagógica, en los hechos han llevado a el Cannabis que es un recurso de una Fitoterapia con amplias bondades para la Salud de las Personas, vuelvan frustrar las esperanzas y hagan inaccesible este recurso a la Salud.
La industrialización es un factor de suma importancia para los países en donde los mercados necesitan de una reactivación económica urgente, en la que pasemos de una Industria depredadora de ecosistemas a una que pueda llevar acabo altos estándares del cuidado de la naturaleza.
Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.
Últimas Noticias
El INTA de esa provincia y la empresa Cáñamo Sur S.A.S. iniciarán próximamente ensayos para evaluar el comportamiento del cultivo de cannabis en un sistema hidropónico, con condiciones controladas de luz y temperatura.
Apunta a la investigación del cultivo de cannabis con fines de investigación médica y científica y lo llevará a cabo el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM-CONICET-UNLP).
Por la cantidad de personas que asistieron al Domo del Centenario y los referentes que expusieron en el Congreso, la ExpoIndustria Cannabis y Cáñamo de Resistencia sentó precedente para la realización de estas actividades en provincias donde no son habituales.
Gabriel Giménez (INASE) y el médico especialista en cannabis Marcelo Morante encabezaron la segunda jornada del Congreso de la ExpoIndustria Cannabis y Cáñamo en Resistencia. Coincidieron en la importancia de contar con una ley para el desarrollo industrial. También participaron Nancy Soto (Mamá Cultiva Fundadoras Argentina), Ana Daneri (colectivo La Semilla de La Plata) y Osvaldo Aranda (UNLP).
El sociólogo y académico chileno de la Universidad de Playa Ancha, Marcos Muñoz Robles, analizó cómo operan los discursos prohibicionistas y punitivistas en las sociedades de los países de la región, centrados en el “determinismo farmacológico y médico”. A su vez, invitó a abrir el debate sobre las drogas incorporando el aporte de las ciencias sociales que “involucra la comprensión de los fenómenos considerando la subjetividad y los intereses de las personas”.
La comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados emitió dictamen al proyecto para regular la cadena de producción y comercialización del cannabis medicinal y el cáñamo. El Senado había aprobado la media sanción en julio. Ahora solo resta su tratamiento en el recinto de la Cámara Baja, que podría ser en la próxima sesión.
Héctor Nakayama es responsable del área de investigación del Centro Multidisciplinario de Investigaciones Tecnológicas (CEMIT) de Paraguay, la única institución habilitada para el análisis del cannabis en ese país. En esta nota sintetizó en qué consistirá su participación en la ExpoIndustria Cannabis y Cáñamo de Chaco sobre la identificación y la cuantificación de cannabinoides. Y advirtió por la falta de un marco regulatorio para la producción y el autocultivo.
En diálogo con Industria Cannabis, María Apólito, subsecretaria de Economía del Conocimiento del Ministerio de Desarrollo Productivo
La embajada de Argentina en el país vecino coordina reuniones entre privados para exportar a futuro semillas de cannabis. Las negociaciones continuarán en la próxima ExpoIndustria de Cannabis y Cáñamo en Resistencia. El embajador Domingo Peppo dio los detalles.
El activista y empresario estadounidense, uno de los más destacados de su país, habló con Industria Cannabis sobre los ejes de su conferencia durante la ExpoIndustria Cannabis y Cáñamo. Desde los años ochenta impulsa la legalización de los diferentes usos y el desarrollo del cáñamo. Y creó distintas organizaciones que actualmente preside. “La relación simbiótica vital de la humanidad con el cannabis debe continuar y nuestra coevolución debe centrarse en prácticas regenerativas para beneficiar la vida, la biodiversidad y la diversidad cultural”.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350