Investigación científica y Universidad Pública
Esteban Serra: “Se puede hacer mucho con la planta de cannabis por fuera de lo medicinal”

Diálogo con Esteban Serra sobre el rol de las universidades públicas en el campo de oportunidades que implica el desarrollo científico del cannabis para la Argentina, el vínculo con el sector privado e iniciativas a futuro para fortalecer la cadena de producción.

Esteban Serra es investigador del Conicet, ex Decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) e impulsor del Servicio de Análisis Cromatográficos que brinda esa casa de estudios. En Industria Cannabis, hablamos con él acerca del rol de la universidad pública y la ciencia en el desarrollo de la industria cannábica en Argentina. Serra apuntó a la necesidad de ampliar la mirada universitaria a otros usos de la planta, ya que actualmente en ese ámbito el foco está puesto en lo medicinal.

El ex Decano afirmó que la aprobación de la Ley 27350 de Cannabis Medicinal fue “inevitable” debido al peso de las organizaciones del cannabis medicinal, pero que a su vez “la ley y su primera reglamentación fueron bastante inútiles”. En su crítica, destacó: “se hizo una ley que se definió como de investigación y después prácticamente no se hizo nada para promoverla”. Asimismo, remarcó la importancia del artículo 3 de la ley de estupefacientes, que establece excepciones para investigación técnica y científica. “En realidad no había que hacer ninguna ley de investigación porque ya estaba contemplado ahí”, dijo.

En ese sentido, Serra puntualizó que, en términos de desarrollo, “le fue más fácil avanzar a las universidades, por una cuestión de autonomía, que a los institutos del Conicet. Durante la gestión de (Mauricio) Macri, el Conicet tuvo una bajada de línea de no meterse mucho en el tema del cannabis”.

En cuanto al rol de las universidades y su articulación con el sector privado, el investigador hizo hincapié en que “tiene que haber relación público-privada. Que la universidad o el Conicet tengan una intención de hacer algún tipo de producción pública para atender a ciertos espacios sociales es una cosa, pero que quede supeditado a lo público me parece que no tiene sentido”.

De la misma forma, Serra sostuvo que “la Universidad tiene que ser un espacio de facilitación y de incubación de desarrollo de todo tipo”. Y en ese camino, enfatizó en la necesidad de que el ámbito universitario visualice al cannabis como fuente de una gran cadena de producción, cosa que actualmente se limita a investigaciones sobre el aspecto medicinal de la planta y que en las ciencias sociales, es abordado desde el punto de vista sociológico, político, con un posible marco regulatorio y despenalización. “Se puede hacer mucho con la planta por fuera de lo medicinal”, dijo.

Sobre explorar otras aristas de la industria, Serra afirmó que “hay una discusión en el interior de la universidad que va a ir en ese sentido”. En la Universidad de Rosario, él se encuentra impulsando un proyecto en la Facultad de Agronomía para desarrollar genéticamente variedades de semillas con potencial de crecimiento a campo. “Lo que yo veo es que muchos escalados que hay de los cultivos son indoor, con plantas que rinden muchísimo cannabinoide por gramo de peso seco pero con una necesidad de infraestructura muy grande, cuando en realidad se podrían plantar a campo variedades con otras estructuras genéticas que sean más resistentes a las condiciones y que aunque produzcan menos de material por gramo de peso seco, se puedan plantar en superficies más grandes”, aseguró.

En la línea de desarrollo de semillas, Serra propuso la idea de realizar un banco de aquellas semillas que circulan por el país, ya sean aquellas que se cruzaron como aquellas que se adaptaron. “Probablemente el INTA sea el que debería empezar por ese lado, con un blanqueo de semillas”, expresó.

El investigador puso como ejemplo el caso de la Universidad de Hurlingham, que en conjunto con el Estado municipal y el INTA de Castelar, están planteando esta iniciativa, a raíz de que “el problema que hay para emprendimientos es que las semillas no se pueden importar porque están prohibidas, entonces circulan y nadie puede saber ni certificar el origen”. Frente a este diagnóstico de situación, la iniciativa es más que promisoria para construir bases de una cadena productiva sólida que beneficie a inversores privados.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
La iniciativa involucra a tres organismos del Estado y una entidad empresaria. Se busca producir cannabis para abastecer a pacientes de todo el país, de una forma similar al modelo que empleó Jujuy. Quedaría pendiente la firma del Ministerio de Salud salteño.
El decreto firmado por el gobernador Rodolfo Suárez reglamenta la ley provincial enfocada en garantizar la trazabilidad de los productos, en la creación de nuevos puestos de trabajo y en el desarrollo de las distintas etapas de la cadena de valor.
A lo largo de los años han surgido muchísimas variaciones genéticas y un incremento en la producción de plantas de cannabis. Estas opciones o variables responden a una forma de conseguir nuevas oportunidades en el mercado, generar diversidad al consumidor y suplir un mercado demandante y cambiante. En su columna de opinión Esteban Sturla habló con Norma Susana Felix, abogada y creadora del INPI en Argentina.
El Presidente anunció que el Ejecutivo impulsará un proyecto en el Congreso para autorizar el cultivo para uso industrial de cannabis con fines medicinales e industriales. A su vez, sostuvo que la planta “tiene propiedades de gran utilidad” y que la industria mundial del cannabis “triplicará su volumen de negocios en los próximos cinco años”.
Frente a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, la organización reclamará el 1 de marzo por el cese de las causas judiciales y detenciones. Además, solicitan que el gobierno bonaerense escuche los aportes realizados al proyecto de ley de cannabis, que fue presentado oficialmente a inicios de esta semana por Teresa García.
Somos muchos y muchas las que nos preguntamos cómo será el futuro de la industria del Cannabis medicinal. ¿Habrá solo laboratorios internacionales en el gran negocio? ¿O también las pequeñas organizaciones de pacientes, usuarios y cultivadores formarán parte del mercado?
Milonga tiene distribución oficial en Alemania, Suiza, Francia y República Checa, entre otros. Todavía no en Argentina ni en España, su lugar de residencia. “Acá se permiten tópicos, cremas y aceites, pero no comestibles”.
Como ya lo hicieron varias provincias de nuestro país, Entre Ríos tiene pendiente retomar el debate de su proyecto de Ley de Accesibilidad al cannabis con fines médicos, terapéuticos o paliativos del dolor. El proyecto tiene posibilidades de ser tratado en marzo, pero se prevé incluir a las PyMEs como productores regionales en el texto. Cuáles son los principales ejes de la iniciativa entrerriana.
Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense, presentó en la Cámara de Diputados provincial el proyecto de ley que prevé la creación de la Agencia Provincial del Cannabis (APC). El gobernador Axel Kicillof había enviado la iniciativa a la Legislatura en diciembre pasado.
Quienes integran el Consejo Consultivo Honorario previsto por la Ley 27350 de cannabis medicinal solicitan la urgente puesta en marcha del Registro del Programa de Cannabis (ReProCann). “Somos una comunidad organizada reclamando por el reconocimiento de nuestro legítimo derecho a la salud”, expresaron en el texto que entregarán al Ministerio de Salud de la Nación.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350