Marijuana legal Vs Ilegal - por Esteban Sturla

Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.

10 de Junio, 2021
Por: Esteban Sturla
Columnista de Opinión y fundador de Minamot

¿Entonces cuando la marihuana deja de ser ilegal? ¿Que se sigue considerando como marijuana ilegal?

Haciendo un recorrido por países y sus leyes en todo el continente americano nos encontramos con Canadá que es el segundo país del continente americano en despenalizar completamente la planta de Marihuana para todos sus usos. Uruguay, fue el primer país en el mundo en legalizar el cannabis para el llamado uso “recreativo”. En los EE UU, varios estados han creado leyes que despenalizan su uso para adultos, mientras otros estados solo abarcan la opción medicinal y en algunos solamente la producción industrial. Pero a nivel federal sigue siendo Ilegal, lo cual puede generar persecuciones a las personas y productores.

En México, ha sido aprobado por el Senado el dictamen que regula el uso y consumo de la marihuana, así como la producción con fines médicos, lúdicos e industriales aunque la reglamentación no ha pasado en definitivo y en Colombia, se legalizó la marihuana medicinal y se espera el desarchivo del proyecto de ley para legalizar el consumo recreativo. Ecuador se suma a la lista de países que han legalizado con fines medicinales, como Argentina, Puerto Rico, Chile, Perú y Paraguay. Cabe aclarar que en Argentina en 2020, aprobó el autocultivo para pacientes su provisión gratuita con fines medicinales por parte del estado por medio del Reprocann. En países como Bolivia, Brasil, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana y Venezuela, el consumo de marihuana en cualquier caso es ilegal.

Si bien Canadá y el pionero Uruguay han despenalizado completamente el uso, hay restricciones y reglas que se destacan: Con las normas vigentes actuales: los adultos podrán llevar y compartir hasta 30 gramos de marihuana legal en público. También podrán cultivar hasta cuatro plantas en sus casas y preparar productos como los que puedan ser comidos para uso personal. Los consumidores compran marihuana de minoristas regulados por provincias, territorios o, cuando ninguna de esas opciones esté disponible, productores con licencia federal. La marihuana tampoco se venderá en el mismo lugar que el alcohol o el tabaco. Es aquí, en este último punto, donde podemos encontrar el primer objeto de ilegalidad para el estado: la no trazabilidad de la materia prima desde que el productor plantó hasta que llega al mercado del consumidor final sin registro o control alguno del gobierno.

Garantizar la trazabilidad, controlar las formas de producción, conseguir las habilitaciones y certificados y otorgar licencias a dispensarios es lo que el gobierno debe hacer para garantizar la seguridad y la calidad del producto. No hay que olvidar que, por medio de sus entes y herramientas, el fin u objetivo del Estado es garantizar el bienestar de sus ciudadanos. Todo productor que no se encuentre registrado será considerado ilegal.

Las estadísticas muestran que desde el 2018 al 2021, Canadá solo encuentra una disminución del 5% en la marihuana ilegal y que el 23% del mercado actualmente se encuentra abarcado por la venta ilegal del cannabis.

Esto se debe a varios factores:

1) desde que se creó la ley hasta el día de hoy la demanda es muy grande y no se abastece de forma correcta aquellos dispensarios legales, proponiendo una posible quiebra a sus dueños;

2) los impuestos son muy altos en el mercado legal y el consumidor encuentra valores más bajos en productores no autorizados y sin controles de calidad;

3) es un mercado en auge y la lentitud de la burocracia para regularizar y otorgar licencias hace que el mercado ilegal se introduzca en los vacíos del desabastecimiento.

Si bien el camino es largo, como lo han sido para el alcohol o el tabaco, creo que garantizar la calidad de los productos es un bien necesario y un rol fundamental del estado. También otorgar más libertades a los cultivadores independientes y aumentar la cantidad de gramos por persona física son parte de una agenda a futuro con un horizonte marcado en las libertades de las personas.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350