Inversiones en Cáñamo en los EEUU
El crecimiento de la industria cañamera en Estados Unidos y la importancia de un marco legal definitivo

La industria del cáñamo en los Estados Unidos se encuentra en franco ascenso. Ese crecimiento, sin embargo, debe tener un correlato con una correcta aplicación de las legislaciones vigentes para su pleno desarrollo. ¿Cuál es el panorama que se abre en el país norteamericano con el recambio político?

El estado actual del mercado de cannabis en Estados Unidos es promisorio para el futuro, con desafíos concretos para el presente. Según un informe de Brightfield Group, se espera que el mercado de productos derivados de cáñamo en ese país alcance la suma de 23.7 mil millones de dólares para el año 2023. Actualmente, se encuentra en un valor de 5 mil millones de dólares. El crecimiento de las hectáreas cultivadas con cáñamo en Estados Unidos ha sido exponencial. Durante el año 2019, se cultivaron aproximadamente 121 mil hectáreas. Se espera que la producción siga en aumento debido a la aprobación de la Ley Agrícola de 2018 en ese país, que legalizó el cáñamo a nivel federal, además de la expansión de los programas estatales destinados al impulso del cáñamo industrial y el potencial de ganancias que este cultivo genera.

La historia legislativa del cáñamo industrial en Estados Unidos viene desde un poco más atrás en el tiempo. Más precisamente de la Ley Agrícola de 2014, que definió el cáñamo industrial e introdujo la producción nacional. La diferencia con la Ley Agrícola de 2018, una regulación de reforma del cannabis en ese país, tiene que ver con el cultivo de cáñamo destinado ampliamente a lo comercial, no solo programas piloto para ver el interés de mercado en los productos de cáñamo.

La Ley de 2018 “permitió explícitamente la transferencia de productos derivados del cáñamo a través de las líneas estatales para fines comerciales u otros. Tampoco impone restricciones a la venta, el transporte o la posesión de productos derivados del cáñamo, siempre que esos artículos se produzcan de manera compatible con la ley”, según afirma Hoban Law Group (HLG), un buffet de abogados de la industria del cannabis que atiende tanto a la industria regulada de la marihuana como a la industria del cáñamo industrial y se encuentra brindando servicios profesionales a la industria desde el año 2009.

Campo de cultivo - foto de hemptownusa

Otra definición que marcan desde este grupo de abogados es que la Ley Agrícola 2018 “le otorgó expresamente autoridad reguladora sobre estos productos (destinados al consumo humano o animal) a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Hasta la fecha, la FDA aún no ha promulgado normas relativas a los derivados del cáñamo, como el CBD, pero se anticipa que las Reglas Finales se implementarán en 2021. La falta de registro o reglas no significa que los productos de cáñamo sean ilegales; simplemente no están específicamente regulados por la FDA”.

La Administración de Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés), según HLG, “confundió aún más las cosas al tomar medidas directamente en contra de la Ley Agrícola de 2014 al mantener la retórica de que todo el cannabis, incluido el cáñamo industrial, seguía estando prohibido por la ley federal”. Esto, en otras palabras, afectó a la industria porque ralentizó o puso trabas por desconocimiento al transporte interestatal de cáñamo cultivado legalmente, al funcionamiento de las instalaciones legales de procesamiento de cáñamo, además de incautaciones de materiales y derivados de cáñamo que no correspondían realizarse según el marco legal vigente.

En este sentido, es fundamental que en Estados Unidos comience a dirimirse la diferencia entre cáñamo industrial, completamente legal, y estupefacientes. Como puede observarse, un marco regulatorio no es suficiente si esas reglas no se clarifican en los actores del Estado que intervienen en ese sector y, más precisamente, en la capacitación de sus agentes. “La mayoría de estas incautaciones tenían que ver con la confusa aplicación de la ley, que no conocía el Proyecto de Ley Agrícola de los EE. UU. y sus implicaciones para el cáñamo industrial, o que estaban mal preparados para encontrar un camión cargado de material vegetal que se ve y huele prácticamente idéntico a la marihuana”, expresa HLG sobre diversos actos policiales en este marco.

El mismo grupo de abogados manifiesta que “actualmente no existe una prueba de campo estandarizada, ni una prueba química para que la policía analice y determine rápidamente el contenido de THC del material vegetal”. Asimismo, remarcan la importancia de la espectroscopía infrarroja, para determinar rápidamente el contenido de THC, debido a que en la actualidad las fuerzas de seguridad solo detectan “la mera presencia de THC, que es demasiado imprecisa cuando se trata de la legalidad medida en décimas de porcentaje”.

El panorama que se abre a corto plazo, con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, estará estrechamente vinculado con los planteos que durante la campaña ha realizado el Presidente electo por el Partido Demócrata. En la plataforma electoral, la fórmula Biden-Harris apoya la despenalización y legalización de la marihuana para uso medicinal a nivel federal. Es importante puntualizar que, a su vez, se plantea dejar la legalización de la marihuana para uso recreativo como un aspecto que cada estado del país norteamericano deba evaluar y decidir autónomamente.

Cabe destacar que las acciones de empresas del sector cannábico han tenido un gran ascenso en el mercado en los días previos a la confirmación oficial de que Joe Biden sería el 46° Presidente de los Estados Unidos. Un caso resonante es el de Aurora Cannabis, empresa que entre el 5 y 6 de noviembre tuvo un alza del 119%, mientras que las acciones de Tilray lo hicieron en el orden del 60,5%. En tanto, Canopy Growth, experimentó una suba en sus acciones del 23,68% en el mismo período, ante la inminente noticia de que Biden ganaría las elecciones.

Esta suba puede explicarse como una respuesta a la posición de los demócratas mencionada anteriormente; pero también como el horizonte de que la nueva administración, finalmente, permita el avance de la ley de regulación de servicios bancarios para las empresas del sector cannábico, que actualmente tiene media sanción. Será fundamental el rol que juegue el Senado estadounidense para sellar un camino hacia una regulación integral del sector cannábico.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
El Presidente anunció que el Ejecutivo impulsará un proyecto en el Congreso para autorizar el cultivo para uso industrial de cannabis con fines medicinales e industriales. A su vez, sostuvo que la planta “tiene propiedades de gran utilidad” y que la industria mundial del cannabis “triplicará su volumen de negocios en los próximos cinco años”.
Frente a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, la organización reclamará el 1 de marzo por el cese de las causas judiciales y detenciones. Además, solicitan que el gobierno bonaerense escuche los aportes realizados al proyecto de ley de cannabis, que fue presentado oficialmente a inicios de esta semana por Teresa García.
Somos muchos y muchas las que nos preguntamos cómo será el futuro de la industria del Cannabis medicinal. ¿Habrá solo laboratorios internacionales en el gran negocio? ¿O también las pequeñas organizaciones de pacientes, usuarios y cultivadores formarán parte del mercado?
Como ya lo hicieron varias provincias de nuestro país, Entre Ríos tiene pendiente retomar el debate de su proyecto de Ley de Accesibilidad al cannabis con fines médicos, terapéuticos o paliativos del dolor. El proyecto tiene posibilidades de ser tratado en marzo, pero se prevé incluir a las PyMEs como productores regionales en el texto. Cuáles son los principales ejes de la iniciativa entrerriana.
Milonga tiene distribución oficial en Alemania, Suiza, Francia y República Checa, entre otros. Todavía no en Argentina ni en España, su lugar de residencia. “Acá se permiten tópicos, cremas y aceites, pero no comestibles”.
Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense, presentó en la Cámara de Diputados provincial el proyecto de ley que prevé la creación de la Agencia Provincial del Cannabis (APC). El gobernador Axel Kicillof había enviado la iniciativa a la Legislatura en diciembre pasado.
Quienes integran el Consejo Consultivo Honorario previsto por la Ley 27350 de cannabis medicinal solicitan la urgente puesta en marcha del Registro del Programa de Cannabis (ReProCann). “Somos una comunidad organizada reclamando por el reconocimiento de nuestro legítimo derecho a la salud”, expresaron en el texto que entregarán al Ministerio de Salud de la Nación.
Según un informe de Leafly, la cantidad de puestos de trabajo vinculados con la industria legal del cannabis en Estados Unidos aumentaron un 32%, mientras que la economía en general de ese país se contrajo un 3,5%.
El Ministerio de Salud de la Nación autorizó, a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, que la ANMAT se encargue de aprobar la importación de productos derivados de cannabis. Cuáles son los pasos a seguir y quiénes podrán acceder.
El bloque Justicialista en la Cámara de Diputados santafesina presentó dos proyectos de ley que tienen como finalidad garantizar un acceso de calidad al cannabis para la salud en esa provincia.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350