Mercado de cannabis colombiano
Andrés Fajardo, presidente de Clever Leaves: “la legislación en cannabis siempre está evolucionando”

En diálogo con Industria Cannabis, Andrés Fajardo realiza un recorrido que atraviesa el pasado, presente y futuro de la industria del cannabis medicinal en Colombia, con el foco puesto en la experiencia de la empresa Clever Leaves en el sector y en el reciente decreto firmado por el presidente Duque, que permite la exportación de flor seca.

26 de Agosto, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser
Andres Fajardo, presidente de Clever Leaves Holdings

Clever Leaves Holdings es una empresa que nació como parte de un proyecto emprendedor gestado por tres personas en 2016 y que, cinco años después, cuenta con 400 trabajadores, operaciones en Alemania, Canadá, Colombia, Estados Unidos y Portugal y cotiza en NASDAQ (CLVR). En su entramado productivo, contempla todas las etapas de la cadena de valor, desde la semilla hasta la distribución y venta de los productos derivados de cannabis. Colombia es de los países que más lograron avanzar en América Latina en el sector y recientemente habilitó la exportación de flor seca con fines medicinales, elemento que ciertamente abre un nuevo panorama.

Andrés Fajardo es cofundador y Presidente de la compañía. En conversación con Industria Cannabis, abordó el presente colombiano en la industria del cannabis medicinal, así como también los puntos clave que han hecho de Clever Leaves un proyecto empresarial con fuertes logros en tan poco tiempo. Al referirse al decreto firmado por el presidente Iván Duque que autoriza la exportación de flor seca de grado medicinal, Fajardo destacó que “entre el 50% y el 60% del mercado del cannabis medicinal a nivel global es todavía en forma de flor seca y eso hace que para que las compañías colombianas tengan competitividad a nivel mundial es importante tener acceso a la exportación de ese producto” y que “desde hace mucho tiempo hemos venido trabajando con los reguladores, con las asociaciones de la industria para impulsar el decreto”.

Un dato muy importante es que la empresa cuenta con una unidad de operaciones y de procesamiento en Colombia que por el momento comercializaba solo extractos, mientras la producción de flor seca se realiza en Portugal. Es decir, si bien habían logrado sortear en parte los impedimentos legales, con el decreto se dan mayores posibilidades. Sin embargo, Fajardo advirtió que esta regulación tendrá un impacto más decisivo a gran escala en el mediano o largo plazo, principalmente porque “producir flor seca de grado medicinal, y en nuestro caso, de grado farmacéutico, podría ser tan o inclusive más complicado que la producción de extractos”. En este sentido, explicó que manteniendo proporciones y mezclando componentes se obtienen extractos muy estandarizados y que, en cambio, con la flor seca no se puede: “es la flor que se seca, la flor que se procesa y es la flor que eventualmente llega al paciente y tienes que garantizar que esa flor sea igual siempre. Lograr esa estabilidad es bien complejo”.

El presidente de Clever Leaves afirmó que se encuentran aguardando la definición de la letra chica del decreto; es decir, su reglamentación, para “tener un producto farmacéutico de flor de cannabis para los aceites del mundo”. Y argumentó que la apertura “va a permitir que compañías como nosotros, lleguemos a los pacientes con muchas más opciones de productos para sus tratamientos”.

Instalaciones de Clever Leaves en Colombia

Sobre los orígenes de Clever Leaves, Fajardo marcó que “siempre quisimos emprender en negocios que tengan un impacto positivo para la sociedad y que a su vez fueran un buen negocio”. En 2016, año de la creación de la empresa, Colombia sancionó la Ley 1787, pionera en América Latina para la producción de cannabis, mientras en el contexto internacional, las grandes compañías de cannabis comenzaban a consolidarse. “Estuvimos en el momento adecuado en el negocio adecuado”, sintetizó el presidente de Clever Leaves, quien aseguró que “hemos ido ajustando el modelo de negocios”, pero siempre la estrategia y el propósito estuvieron orientados al bienestar de los pacientes.

Además, Fajardo distinguió tres cuestiones clave en el devenir de la empresa. La primera es un sistema de calidad “que toma mucho tiempo e inversión”. Actualmente, Clever Leaves se encuentra en un grupo muy reducido de empresas de cannabis que tienen certificación de Buenas Prácticas de Manufactura de la Unión Europea (EU-GMP). La segunda cuestión tiene que ver con el desarrollo de los productos, propio de la industria farmacéutica; esto quiere decir, con las formas específicas de trabajo y los procedimientos y etapas particulares de la producción donde se requiere un fuerte análisis de la estabilidad de los productos. Como tercer punto, Fajardo sostuvo que la fortaleza regulatoria y la fortaleza comercial ha sido determinante para los acuerdos con empresas o actores de la industria en otros países.

En ese último aspecto, y con el foco puesto en el aspecto normativo, el presidente de Clever Leaves aseguró que “la legislación en cannabis es un tema que nunca está listo, es decir, siempre está evolucionando. Yo creo que ahí está la clave del éxito” y se refirió a la importancia de concebir este componente como algo dinámico. De acuerdo con esta línea, Fajardo hizo hincapié en que, en cualquier país, “para que los pacientes tengan acceso a cannabis de altísima calidad, tienen que ser regulaciones que se muevan y se adapten y que vayan alineándose con lo que es la realidad del momento”.

En el caso de Colombia, afirmó que “vamos adelante en algunos temas y atrás en otros” y describió que el país fue pionero en la producción de cannabis de alto grado farmacéutico para el mercado interno o la exportación, pero al mismo tiempo se encuentra con dificultades al momento de que los pacientes colombianos puedan acceder fácilmente a los productos de cannabis medicinal. Dentro de los próximos cinco años, Fajardo espera que en el mercado de cannabis medicinal existan más productos para llegar a más pacientes y “haber evolucionado en cuanto a la información médica de los productos de cannabis”, así como la incorporación de “nuevas genéticas para las flores para tener una oferta diferenciada” y que más países puedan legalizar el cannabis medicinal.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350