Cannabis medicinal en Colombia
Martínez Rivadeneira: “para generar ingresos a la economía, hay que deslindar el cannabis medicinal del de uso industrial”

En diálogo con Industria Cannabis, Ricardo Martínez Rivadeneira, consultor empresarial, investigador y propietario de Cannaciencia, compartió algunas claves de la experiencia colombiana que pueden explorarse en Argentina, desde la fortaleza de nuestro país para la investigación científica hasta la importancia de generar condiciones favorables previas al desarrollo industrial.

Ricardo Martínez Rivadeneira ha sido consultor empresarial por 25 años. Desde hace cinco, comenzó a trabajar como investigador para empresas del sector del cannabis medicinal en Colombia. Es coach de hábitos de vida saludable y a partir de eso ingresó a la industria del cannabis. Desde allí arrancó con Promocann, donde se promueven eventos relacionados con las propiedades de la planta para uso medicinal y científico. También, es director y propietario de Cannaciencia, donde ha propiciado eventos internacionales para informar a los médicos que prescriben cannabis y a los pacientes que lo puedan incorporar para diversos tratamientos.

En 2016, Colombia aprobó la Ley 1787 de cannabis, que prevé el uso medicinal. Se desarrolló, a partir de ese momento, una industria y un marco legal en el que intervienen tres ministerios (Agricultura, Salud y Justicia) para la producción de cannabis con ese fin. Martínez Rivadeneira hace hincapié en las “lecciones aprendidas” que sirven de sustento para explotar las potencialidades de desarrollo de esta industria en cada país de América Latina y, también, evitar aquellas limitaciones que existen en su país.

Partiendo de ese marco, el consultor destaca que es necesario construir un “nido” que contenga a los productores y que tenga en cuenta estos criterios, atravesando cuatro valores fundamentales de la producción de cannabis: el valor económico, el valor social, el valor ambiental y el valor legal.

Ricardo Martínez Rivadeneira propietario de Cannaciencia desde Colombia

El valor económico

En cuanto a lo económico, el colombiano recalcó que el cannabis medicinal “es una industria que requiere altísimos niveles de inversión, porque es una industria de tipo farmacéutico y requiere colocar en el mercado un producto de máxima seguridad y un gran estándar de calidad para los pacientes”. En términos de inversión, Martínez Rivadeneira marcó que, al momento de arranque de la industria en Colombia, la inversión por hectárea era de entre 700 y 800 mil dólares. Y el procesamiento en laboratorios, con estándares internacionales de buenas prácticas de manufactura, actualmente se encuentra en el orden de unos 7 millones de dólares.

Por otra parte, apuntó que existe incredulidad por parte de los sectores económicos clásicos para este tipo de industria. “Los grupos económicos más fuertes del país, al momento no han entrado a la industria. Son los dueños de los bancos, los dueños del país. Si ellos entraran, habría capital para hacer esas inversiones. Entonces, el problema es que las industrias tradicionales desconfían, no ven seguridad, ven mucho riesgo y prefieren quedarse quietas”, expresó, y agregó: “es una posición muy cómoda”.

Un tema primordial para generar condiciones favorables a la industria, según Martínez Rivadeneira, es la bancarización. “La única manera que hay para apoyar el desarrollo de la industria es que los dineros que vienen del exterior, puedan entrar legalmente a un país”, remarcó. En cuanto a la situación actual de Colombia, dijo: “ninguno de nuestros bancos privados quiere hacerlo. Entonces el gobierno tiene que exigirle a su banco público, en nuestro caso el Banco Agrario, préstamos para empresarios y para que ese dinero del exterior pueda llegar. Entonces nuestro banco, ahora, tiene que hacer de otro banco un corresponsal para que, a través de él, el dinero pueda ingresar legalmente”.

En cuanto a la importancia de esas condiciones, el consultor marcó que si no se facilita la bancarización, un trámite que puede tardar hasta dos años, “arrancas una industria sin oxígeno que empuja a la clandestinidad. Lo mejor es ser transparente y entender que esos dineros que llegan van a traer prosperidad, van a traer desarrollo, van a dar empleo e impulso a la economía. Ese es uno de los grandes retos para cualquier país que quiera entrar a la industria y ser competitivo”.

El valor social

En cuanto a política social vinculada al cannabis, Martínez Rivadeneira indicó que “Colombia ha fallado porque elitizó a través del uso medicinal a unos pocos el acceso a la industria, y como no utiliza el cáñamo muchos productores se quedaron excluidos. El uso del cáñamo debería contemplar a pequeños y medianos productores. Nivelaría y equilibraría las cargas para hacer que el beneficio del cannabis sea para todos los empresarios”.

En términos del rol del Estado y su vínculo con la sociedad en cuanto a propiciar la industria cannábica, el colombiano manifestó que “parte de preparar la industria argentina para el cannabis es preparar a los funcionarios de gobierno que van a estar involucrados, a las agencias de gobierno que van a emitir las licencias, que van a hacer las revisiones, porque se deben eliminar prejuicios. Ellos son los habilitadores, no los inhibidores o demoradores del proceso. Si tienes funcionarios capacitados, las cosas van a funcionar más rápido. Y en eso Colombia podría ayudar mucho, porque tenemos muchos programas, tenemos mucho de cómo sensibilizar y eliminar prejuicios”.

El valor ambiental

Son infinitas las propiedades que el cultivo de cannabis le puede aportar positivamente al medioambiente. Martínez Rivadeneira manifestó que en Argentina “hay unos niveles enormes de glifosato por la industria perversa de los grandes monopolios de semillas que usan transgénicos para el control de plagas”. Al mismo tiempo, marcó: “hay una posibilidad con el cáñamo, uno o dos cultivos de cáñamo para uso industrial podrían limpiar los terrenos agropecuarios de Argentina para dejarlos listos para que ahí se pueda sembrar cáñamo para uso alimenticio y para uso medicinal”.

“El cáñamo tiene huella de carbono negativo, quiere decir que cuando la siembras, todos esos incendios que han habido en Brasil, toda esa contaminación, la vas a contrarrestar y fuera de que haces una labor ambiental, el que lo haga va a ganar dinero porque va a hacer ladrillos o telas o a hacer papel”, expresó el colombiano. En un contexto de lucha mundial contra el cambio climático, pensar en los múltiples beneficios que trae el cultivo de manera agroecológica para un procesamiento industrial sostenible no es un detalle menor.

El valor legal

En términos de las “lecciones aprendidas” que podemos observar desde la experiencia colombiana para la Argentina, el consultor afirmó que “para poder generarle ingresos a la economía, debería tenerse claro que hay que deslindar. Ese es el problema que ha habido en Colombia, que es confundir el cannabis medicinal con el cannabis industrial, ponerlo todo en una misma cesta. Si tú desde el comienzo deslindas al cannabis industrial o lo dices “cannabis de uso industrial”, es el cannabis más fácil de utilizar, es el cáñamo, que no tiene complicación. O sea, muchas personas pueden entrar a esa industria fácilmente”. Según él, esta lógica de separación evitaría el vínculo “absurdo” del cannabis para uso industrial con regulaciones de estupefacientes.

Recientemente, se ha creado un software de sistematización para un tercio de los pedidos de licencias que realizan los productores y emprendedores, que agilizó los tiempos pero aún resulta insuficiente. Martínez Rivadeneira enfatizó en la necesidad de crear esas condiciones desde el inicio y no esperar cuatro años, como el caso de Colombia, que produjo serias limitaciones al impulso industrial del cannabis medicinal.

Las ventajas de Argentina para el uso industrial del cannabis

Martínez Rivadeneira enumeró una serie de ventajas y oportunidades que tiene actualmente la Argentina para el desarrollo del sector. Destacó el know how argentino en la producción agrícola y la alta disponibilidad de maquinarias, junto con las variedades de excelente calidad de semillas de cannabis con las que cuenta el país, que resultan promisorias para el desarrollo genético de la planta.

Pero fundamentalmente, el consultor hizo hincapié en el alto nivel de desarrollo que tiene el país en la investigación científica. Argentina es el primer país de América Latina en haber publicado un paper sobre los efectos del cannabis medicinal en el tratamiento de la epilepsia refractaria, lo que genera confianza en el círculo sanitario a nivel internacional.

Asimismo, apuntó al gran potencial que tiene la experiencia del laboratorio de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario. Este es uno de los laboratorios de cromatografía más avanzados para el análisis de cannabis medicinal y lo hace de manera masiva y confidencial. El colombiano apuntó que para un mayor desarrollo, es importante que la Argentina pueda extender este tipo de prácticas a otros laboratorios de las universidades públicas del país.

El camino hacia un desarrollo competitivo del sector para Martínez Rivadeneira, en resumen, cuenta con esta cantidad de elementos que deben tenerse en cuenta y donde se pueda construir una experiencia conjunta latinoamericana en cuanto al cannabis.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
La iniciativa involucra a tres organismos del Estado y una entidad empresaria. Se busca producir cannabis para abastecer a pacientes de todo el país, de una forma similar al modelo que empleó Jujuy. Quedaría pendiente la firma del Ministerio de Salud salteño.
El decreto firmado por el gobernador Rodolfo Suárez reglamenta la ley provincial enfocada en garantizar la trazabilidad de los productos, en la creación de nuevos puestos de trabajo y en el desarrollo de las distintas etapas de la cadena de valor.
A lo largo de los años han surgido muchísimas variaciones genéticas y un incremento en la producción de plantas de cannabis. Estas opciones o variables responden a una forma de conseguir nuevas oportunidades en el mercado, generar diversidad al consumidor y suplir un mercado demandante y cambiante. En su columna de opinión Esteban Sturla habló con Norma Susana Felix, abogada y creadora del INPI en Argentina.
El Presidente anunció que el Ejecutivo impulsará un proyecto en el Congreso para autorizar el cultivo para uso industrial de cannabis con fines medicinales e industriales. A su vez, sostuvo que la planta “tiene propiedades de gran utilidad” y que la industria mundial del cannabis “triplicará su volumen de negocios en los próximos cinco años”.
Frente a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, la organización reclamará el 1 de marzo por el cese de las causas judiciales y detenciones. Además, solicitan que el gobierno bonaerense escuche los aportes realizados al proyecto de ley de cannabis, que fue presentado oficialmente a inicios de esta semana por Teresa García.
Somos muchos y muchas las que nos preguntamos cómo será el futuro de la industria del Cannabis medicinal. ¿Habrá solo laboratorios internacionales en el gran negocio? ¿O también las pequeñas organizaciones de pacientes, usuarios y cultivadores formarán parte del mercado?
Milonga tiene distribución oficial en Alemania, Suiza, Francia y República Checa, entre otros. Todavía no en Argentina ni en España, su lugar de residencia. “Acá se permiten tópicos, cremas y aceites, pero no comestibles”.
Como ya lo hicieron varias provincias de nuestro país, Entre Ríos tiene pendiente retomar el debate de su proyecto de Ley de Accesibilidad al cannabis con fines médicos, terapéuticos o paliativos del dolor. El proyecto tiene posibilidades de ser tratado en marzo, pero se prevé incluir a las PyMEs como productores regionales en el texto. Cuáles son los principales ejes de la iniciativa entrerriana.
Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense, presentó en la Cámara de Diputados provincial el proyecto de ley que prevé la creación de la Agencia Provincial del Cannabis (APC). El gobernador Axel Kicillof había enviado la iniciativa a la Legislatura en diciembre pasado.
Quienes integran el Consejo Consultivo Honorario previsto por la Ley 27350 de cannabis medicinal solicitan la urgente puesta en marcha del Registro del Programa de Cannabis (ReProCann). “Somos una comunidad organizada reclamando por el reconocimiento de nuestro legítimo derecho a la salud”, expresaron en el texto que entregarán al Ministerio de Salud de la Nación.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350