Cannabis y trabajo
El potencial de la industria cannábica para la generación de empleo

Uno de los aspectos más importantes del desarrollo industrial del cannabis es el mercado laboral, debido a la generación de nuevos y variados puestos de trabajo. Cifras y expectativas de un sector que, ante los avances legales, puede convertirse en una fuente de gran ayuda para la situación económica actual.

27 de Noviembre, 2020
Por: Ingrid Sept Lasser
Cultivo de Cannabis: Producción a gran escala

La clave del desarrollo de cualquier industria es la rentabilidad y la capacidad de generar empleo. En el caso del cannabis, según el Centro de Investigación Económica y Social Fedesarrollo, de Colombia, esta industria genera alrededor de 17 empleos formales por hectárea. Es importante destacar que estos datos constituyen un valor estimativo y promedio, que depende en gran medida de qué tipo de cultivo y de producción se trabajen.

En Argentina existen números basados en la experiencia de la provincia de Jujuy, donde hay un desarrollo productivo de cannabis medicinal de tipo público-privado, que arroja cifras a mediano plazo: “apuntamos a llegar a 2000 hectáreas y a 8000 puestos de trabajo todo el año”, expresó Gastón Morales, presidente de Cannava, la empresa estatal jujeña productora de derivados de cannabis. Cannava contiene un circuito de producción que incluye el cultivo, la extracción y formulación de aceites de cannabis, junto con la investigación científica, etapas que derivan en la creación de empleos directos e indirectos en una cantidad más que interesante.

Con la nueva reglamentación de la Ley 27350, establecida por el Poder Ejecutivo Nacional, las iniciativas abocadas a la producción de cannabis medicinal encuentran el paso para generar empleos, tanto en el sector estatal como en el privado. En el escenario económico actual, es muy importante pensar en esta vía que ocupa un lugar importante en la agenda productiva argentina.

Una hectárea del cannabis puede generar hasta 17 puestos de trabajo (Urgente 24)

El contexto de la pandemia causada por la Covid-19 ha trastocado las economías de la mayoría de los países del mundo, y con ella la variable del desempleo fue en crecimiento. En un artículo publicado por Lewis Koski, quien analiza los impactos de la industria cannábica sobre los mercados para Forbes, se realza que la industria del cannabis legal en los Estados Unidos construye una nueva fuerza de trabajo en medio de la pandemia.

Allí se analiza que, incluso en este contexto, el empleo en el sector del cannabis medicinal y de uso adulto en ese país alcanzaría la cifra de 300.000 puestos de trabajo, un 50% más que el año pasado. “Para poner las cosas en perspectiva, el número de empleos en la industria del cannabis sería más o menos el mismo que la industria de las bebidas y de la programación. Es importante tener en cuenta que solo 11 Estados tienen mercados completamente legales. Si el cannabis se legaliza en los 50 Estados, es fácil ver que su capacidad laboral sobrepasará la de otras industrias más establecidas”, remarca Koski en su análisis hecha antes de los cambios electorales de 2020.

Cannabis: oportunidad económica para los países con sus devidos marcos legales como el Uruguay (Marca Pais Uruguay)

En el caso de México, que se encuentra avanzando en la legalización del cannabis a nivel nacional, se afirma que se pueden llegar a generar entre 100 mil y 250 mil empleos directos e indirectos. Esto aseguró Erick Ponce, presidente del Grupo Promotor de la Industria de Cannabis (GPIC), en una entrevista con Business Insider México.

Los empleos generados por la industria del cannabis son muy diversos: desde cultivar, que requiere conocer muy bien la planta y las habilidades generales de cultivo, hasta la venta de productos realizados con cannabis, que implica un conocimiento del mercado donde se colocarán. En el medio, se encuentran los estadíos de cosecha, poscosecha e industrialización donde se necesita personal idóneo.

Asimismo, es fundamental el rol de los científicos que trabajen en la estabilización de semillas, en el diseño de productos medicinales, en el desarrollo de tecnologías tanto de cultivo como de industrialización, además de mirar hacia otros tipos de industrias donde se pueda aprovechar el CBD (como la alimenticia, la cosmética, la plástica, la textil, entre otras).

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350