Marcos regulatorios e industria
“El cáñamo es el mayor potencial de la ley que se encuentra en el Congreso”

Entrevista a María Laura Sandoval, embajadora en Argentina de la Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial (Laiha) y asesora de negocios de cannabis en el país y la región. Durante la próxima ExpoIndustria de Cannabis y Cáñamo en la ciudad de Resistencia encabezará la conferencia “Convención única de estupefacientes, OMS y evolución normativa en Argentina”. Aquí los detalles de su intervención.

10 de Noviembre, 2021
Por: Alejandro Palladino

La situación actual de la normativa internacional y nacional y su impacto en la industria cannábica será un eje temático importante a tratar durante el Congreso de la ExpoIndustria Cannabis y Cáñamo que se realizará en la ciudad de Resistencia, en la provincia del Chaco los días 19, 20 y 21 de noviembre.

María Laura Sandoval, embajadora en Argentina de la Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial (Laiha), será la especialista en la materia y encabezará la conferencia “Convención única de estupefacientes, OMS y evolución normativa en Argentina”.

¿Qué cambios deben darse en el plano normativo internacional para impulsar la industria del cannabis y del cáñamo? ¿Cuál es el futuro de la producción de cannabis medicinal y de cáñamo en Argentina en los próximos años y qué sectores pueden favorecerse? Estas son algunas de las preguntas que abordó la asesora de negocios de cannabis y sus marcos regulatorios.

-¿Cuáles van a ser los principales lineamientos de tu exposición?

-La Convención Única de Estupefacientes que firman casi la totalidad de los países del mundo, es lo que restringe muchas veces el movimiento del cannabis. La Convención Única lo que hace es establecer tres sustancias, que son la adormidera, la coca y el cannabis como sustancias prohibidas a excepción de la investigación medicinal. Incluso habla también del cáñamo pero sin el uso de la flor. Esto derrama en la normativa financiera internacional y por lo tanto en la industria. Por ejemplo, los bancos internacionales tienen prohibido por las leyes financieras la apertura de cuentas bancarias para las empresas de cannabis. A partir de ahí, vamos a hablar sobre el trabajo de la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), el órgano de control de esta Convención, que trabaja en conjunto con cada uno de los Estados para que los países puedan generar normativas para el uso medicinal, por lo general la puerta de ingreso a la industria.

Después vamos a pasar a lo que es la Organización Mundial de la Salud (OMS), que nos permitió entender en 2020 que el cannabis, en cuestiones reglamentarias y a partir de la sugerencia que dio esta organización a la Convención única, no es una sustancia prohibida sino que tiene usos humanos y por eso se modificó dentro de las tablas de estupefacientes. A partir de ahí, trabajar el aspecto de la evolución normativa en Argentina desde nuestra primera ley, la 27.350 de 2017, el decreto reglamentario nuevo de 2020 y lo que se hace en la actualidad. Esto es, por un lado, los permisos de investigación que maneja nuestra autoridad de control. Por otro, el nuevo proyecto de ley que cuenta con media sanción y que nos da la perspectiva de todo lo que se va a poder hacer en un futuro cercano.

-¿Qué cambios restan hacer en el plano normativo internacional para impulsar la industria del cannabis y del cáñamo, luego de que la ONU haya quitado en diciembre de 2020 al cannabis de la Lista IV?

-Necesitamos que las leyes financieras, una de las principales trabas que tenemos en la industria, permitan que los dos bancos intermediarios que tenemos a nivel internacional -uno estadounidense y otro británico- se apeguen a una nueva normativa para que la industria pueda estar trazada financieramente. Actualmente se usan herramientas poco convencionales como los blockchain u otros soportes de financieras que trabajan para empresas de cannabis. Pero lo que necesitamos puntualmente en tiempos venideros, el próximo año o a más tardar el otro, es que la ley financiera se modifique a partir de la nueva categorización del cannabis dentro de las listas de la Convención Única para poder trabajar con las empresas que se están desarrollando y que en algunos casos incluso ya tienen un desarrollo impresionante, con cotizaciones bursátiles. Creemos que esto sería el próximo paso y una verdadera apertura de la industrial a nivel internacional.

-¿Qué avances se pueden esperar hasta tanto se lleven a cabo esas modificaciones?

-Mientras tanto, la JIFE puede ser un poco más flexible en dar el visto bueno a los cuadros reglamentarios de cada uno de los países donde se va abriendo la industria. En el caso de Argentina, es uno de los íconos en modelo agroindustrial y también lo va a ser a nivel agroindustrial en la parte de cannabis por el potencial que tiene en recursos humanos, en aspectos tecnológicos y en know how en materia agropecuaria. Entonces eso nos va a ayudar muchísimo.

-¿Cómo ves el panorama en Argentina para los próximos años y qué sectores de la industria tienen mayor potencial?

-Lo que tiene mayor potencial dentro de la ley que se encuentra en el Congreso es la parte referida al cáñamo. Eso nos permite hacer cultivos a cielo abierto y, con una mínima norma de estándar internacional como son las prácticas GAP (buenas prácticas agrícolas) nos va a permitir ingresar al mercado internacional del cáñamo, que hoy está teniendo una demanda importante y creciente en distintas industrias que lo van adoptando.

-¿Qué beneficios aporta el cáñamo para la actividad primaria e industrial?

-El potencial del cáñamo se ve reflejado en el nuevo proyecto de ley y nos va a permitir tener un mayor crecimiento tanto de la producción primaria como de la industrialización. El cáñamo lo que permite particularmente es un sinfín de procesos industriales para diferentes subindustrias. Ese puede ser el gran paso a nivel de desarrollo económico, impacto socioeconómico y ambiental. El eje está ahí.

-¿Y con respecto a la producción de cannabis medicinal y terapéutico?

-Es bastante más estricta la producción de cannabis para fines medicinales y por lo tanto no todos van a poder acceder a una inversión de producción de cannabis para la industria farmacéutica. Sí creemos que la ley en Argentina ya nos dio una pauta de que no solamente vamos a estar hablando de medicamentos, sino también tenemos el ítem normativo de lo que son drogas vegetales de usos tradicionales. Creemos que por ahí desde las farmacias magistrales puede haber un ingreso a lo que es una industria medicinal o terapéutica que, si bien va a ser bastante estricta por nuestra autoridad sanitaria (ANMAT), quizás no nos soliciten lo que solicita el mercado internacional para la producción de este cultivo con fines farmacológicos.

Entonces creo que vamos a tener las tres vías de trabajo en Argentina. El cáñamo como base fundamental para el desarrollo socioeconómico de las diferentes economías regionales. La producción terapéutica y medicinal para lo que es farmacias magistrales y la producción primaria y la industrialización para el mercado farmacéutico. Vamos a tener el mapa abierto con los diferentes actores, sean pequeños y medianos con el cáñamo, medianos a grandes con el cannabis medicinal, o bien cooperativas. Es decir, las tres puertas abiertas para ingresar a la industria a nivel global.

-¿Cómo está parada la Argentina en comparación con los países de la región?

-Tenemos dos ejes fundamentales. Uno que es tradicional de los modelos económicos de nuestro país, de producción primaria, donde los cultivos van a tener una muy buena adaptación porque justamente estamos en un proceso donde hay un cambio de mentalidad respecto a cómo se trabaja la tierra y bajo qué características; estamos saliendo de la agricultura tradicional pasando a un modelo de sustentabilidad en las diferentes regiones del país. Esto también abre una puerta muy grande a lo que es el cáñamo y el cannabis porque se está hablando de pensar en una agricultura a cielo abierto sin agroquímicos. En este proceso, ingresan muy bien estos dos tipos de cultivos. Por lo tanto, con el potencial que tiene Argentina, la extensión de tierras, los recursos humanos y el conocimiento del trabajo agropecuario, nos va a permitir posicionarnos muy bien por lo menos en el mercado regional donde ya estamos bien vistos como modelos de agroindustria.

Respecto a la parte de investigación y desarrollo, creo que ahí somos muy nuevos. Los actores fundamentales van a ser CONICET e INTA. Esperamos que la nueva normativa sea mucho más maleable y flexible para los investigadores. Vimos que el año pasado el gobierno hizo una inversión muy grande en la parte de laboratorios para investigación y desarrollo. Eso va a ser una base fundamental para el área farmacológica y para otras subindustrias. El INTA y el CONICET pueden colaborar con el conocimiento, tenemos investigadores excelentes en nuestro país y eso es un cimiento que nos va a traer resultados en un plazo más amplio. La parte de investigación nunca tiene resultados en el corto plazo. Pero tenemos el recurso humano para poder hacer de eso también un eje fundamental de nuestra economía.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
El Gobierno provincial aportará 68 millones de pesos para la creación de 1000 m2 de invernáculos destinados al cultivo de cannabis.
La segunda edición del evento arriba a la ciudad de Mar del Plata en el Hotel NH Provincial en la semana santa con distintas actividades
Industria Cannabis dialogó con Cintia Szumik, Secretaria de la organización, tras su viaje a tierras fueguinas para estrechar lazos y pensar en el desarrollo de la industria cannábica en la región.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”