Estrategias de desarrollo productivo
El cannabis medicinal y el cáñamo industrial, parte de las “nuevas agendas para la ampliación de la matriz productiva y el cambio estructural”

Un documento confeccionado por el Ministerio de Desarrollo Productivo posiciona al sector como una de las alternativas a construir de cara a la reactivación del país, en el marco de diversos ejes generales como la creación de empleos formales y de calidad, el desarrollo de las economías regionales, la posibilidad de exportación para PyMEs, entre otros.

8 de Setiembre, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser

A través de un informe denominado “Estrategia y acciones para el Desarrollo Productivo: 2020 - 2023”, el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación realizó un diagnóstico del entramado económico ligado a la producción en Argentina y trazó tanto objetivos como ejes de acción. Algunos de esos puntos se encuentran vinculados a la promoción del empleo formal y de calidad, el desarrollo territorial equitativo, la reactivación con la mirada puesta fuertemente en la industria nacional, la innovación tecnológica, un acceso al financiamiento razonable, una política de producción sostenible desde lo ambiental y desde lo social, entre otros.

En este marco, y como parte de las “nuevas agendas para la ampliación de la matriz productiva y el cambio estructural”, la cartera conducida por Matías Kulfas se propone pensar en el cannabis medicinal y en el cáñamo industrial en la estrategia general. El documento aborda distintos aspectos de relevancia que abarcan la experiencia internacional en materia legislativa y de mercado, las ventajas que tiene el país para desarrollar la industria, la importancia de consolidar un esquema integral para la regulación y para la entrega de licencias y demás cuestiones.

Como es de público conocimiento, queda pendiente de su tratamiento en la Cámara de Diputados el proyecto de ley para regular esta industria. Esta iniciativa prevé la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME), organismo ante el que deberán remitirse quienes busquen producir y que establecerá los requisitos de control y seguimiento, pero donde “también habrá una fuerte y temprana articulación con reguladores financieros” con el fin de subsanar una de las mayores dificultades que ha enfrentado la industria a nivel internacional, que es el acceso al financiamiento.

La Agencia, en este marco, tendrá el deber de generar convenios con el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Administración Federal de Ingresos Públicos y la Aduana (AFIP-Aduana), la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), la Inspección General de Justicia (IGJ) y la UIF (Unidad de Investigación Financiera), entre otros entes públicos. A su vez, involucrará a los Ministerios de Desarrollo Productivo, de Salud, de Agricultura, de Seguridad y de Ciencia y Tecnología, como así también la ANMAT, el SENASA, el INASE, la ANLAP, el INTA, el INTI, en tanto deberá articular las políticas de seguimiento con las provincias.

En cuanto a las posibilidades de Argentina para la incorporación a la industria del cannabis medicinal y del cáñamo industrial, la cartera productiva indicó que nuestro país “presentará muy buenas posibilidades de seguir un sendero de convergencia (catching-up) frente a los competidores regionales inmediatos que avanzaron antes en la puesta en marcha del sector (Uruguay y Colombia)”. En este sentido, destacaron las capacidades tecnológicas en el ámbito agrícola, la extensa red de laboratorios nacionales y el complejo científico tecnológico nacional, además de poder tomar las lecciones aprendidas en materia legislativa que han impulsado otros países que ingresaron antes.

Como en cada oportunidad que tienen desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, el informe asegura que “la cadena productiva del cannabis medicinal no se limita a su dimensión primaria” y que incluye servicios intensivos en conocimiento tanto en la tecnología agropecuaria (genética de semillas y otros procesos) como en la elaboración y mantenimiento de sistemas de trazabilidad y calidad. Es por esto que, auguran, el mayor porcentaje de puestos de trabajo creados por esta industria se encuentren vinculados a esas etapas.

El documento apunta directamente a datos duros, como el crecimiento exponencial de la producción mundial del cannabis legal. Según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas, en el año 2000 el número era de 1,4 toneladas; en 2010, de 9,3 toneladas y, en 2018, de 290 toneladas. Por supuesto, el consumo mundial de cannabis legal experimentó un crecimiento de las mismas características: de 5 mil millones de dólares en 2015 a 15 mil millones en 2019, con una proyección para 2024 de 40 mil millones de dólares, de acuerdo a un informe de las consultoras Arcview Market Research y BDS Analytics. Otra variable que utilizó el Ministerio para graficar el ascenso del sector tiene que ver con el desarrollo de nuevas genéticas de la planta: datos de la Unión Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV) aseguran que entre 2017 y 2019 se registraron más de 470 solicitudes de derechos de propiedad, mientras que hasta 2016 tenían un total acumulado de 320 variedades.

A su vez, aseguraron que el mercado del cáñamo industrial alcanzó un total de 4600 millones de dólares en 2019, con una estimación de crecimiento del 30% anual para los años siguientes, y que el 80% de su valor de mercado se compone de cinco rubros: textiles, alimentos, bebidas, fármacos y productos de cuidado personal.

Si bien el documento afirma que el comercio internacional de cannabis y derivados es “todavía limitado”, la cartera productiva asegura que hay una expectativa compartida respecto a la modificación de este escenario. Algunos de los factores que colaborarían con esos cambios tienen que ver con recabar mayor evidencia científica sobre el cannabis para la salud, el descenso de la perspectiva prohibicionista en muchas legislaciones nacionales y una reducción de los obstáculos para acceder a servicios bancarios y de seguros.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350