Germoplasma nacional
“Argentina tiene una chance histórica de convertirse en una industria semillera del cannabis de calidad”

El Director Nacional de Articulación Federal del Instituto Nacional de la Semilla (INASE), Gabriel Giménez, dialogó con Industria Cannabis sobre el recorrido para llegar a la inscripción de las dos primeras variedades en el Registro Nacional de Cultivares y sobre el potencial de la industria de la semilla canábica en Argentina.

7 de Abril, 2022
Por: Alejandro Palladino

Gabriel Giménez es Director Nacional de Articulación Federal del Instituto Nacional de la Semilla (INASE), organismo descentralizado en la órbita del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, clave para el desarrollo del sector cannábico. Ayer estuvo presente en el acto en Chilecito, provincia de la Rioja, junto con ministros nacionales, donde el gobierno de esa provincia y la empresa estatal Agrogenética Riojana presentaron los avances de su proyecto de cannabis para la elaboración de aceites y, a futuro, producción a escala industrial.

Esa empresa utiliza como variedad la Cepa Terapéutica Argentina (CAT 3), una de las dos semillas recientemente inscriptas en el Registro Nacional de Cultivares, las primeras de origen nacional.

- ¿Qué representa contar con estas dos variedades nacionales para el desarrollo de los proyectos de investigación y producción y cuáles han sido los principales pasos en el recorrido?

- Es un hecho fundante porque tiene que ver con el proceso en cannabis que se da en Argentina con la Ley 27.350 reglamentada por el actual Gobierno, que tomó la bandera auténtica de la demanda de la sociedad civil de poder acceder al autocultivo. Después aparecieron claroscuros que tienen que ver con la necesidad de garantizar una trazabilidad segura a los usuarios de REPROCANN y a los desarrolladores e investigadores enmarcados en la Ley 27.350. Es ahí donde entra a tallar muy fuerte el INASE, teniendo en cuenta que el cannabis era un mundo desconocido para el organismo.

Primer objetivo cumplido

- En el camino que describís hubo resoluciones que fueron sentando el terreno para poder registrar las variedades.

- Sí, con el equipo de trabajo interdisciplinario del INASE y junto con el Ministerio de Salud, hicimos un tándem que arrancó con la resolución 5 del año 2021, con respecto a la necesidad de que haya una semilla nacional con trazabilidad y volumen, y donde cada uno de los usuarios pueda tener un producto de calidad sabiendo cuál es el origen genético, que es determinante para todos los cultivos. Luego, la resolución 140 del Ministerio de Agricultura instó al INASE a buscar el germoplasma nacional, eso nos dio un envión determinante. Recordemos que Argentina tiene una industria semillera de punta, con valor agregado y breeders de nivel internacional, y también tiene una chance histórica de convertirse en una industria semillera del cannabis de calidad. Después empezamos a hacer un recorrido de articulación muy fuerte con universidades, centros biotecnológicos, desarrolladores, breeders, institutos y sector privado, y llegamos finalmente al objetivo de que en el primer trimestre del 2022 haya cannabis registrado.

Las variedades y la sociedad civil

- Hablanos sobre las dos variedades, su composición y usos.

-La CAT 3 y la EVA son el inicio de una serie de registros que va a haber en el INASE en el próximo tiempo. Y no solo de germoplasma nacional, que hay que fortalecer y recuperar su identidad, sino también de variedades extranjeras que son muy importantes para el mejoramiento y desarrollo y para incorporar a la industrial nacional. Las dos tienen una gran capacidad de estabilidad. La CAT 3 es un desarrollo de la Universidad Nacional de La Plata con la familia Loza (Daniel Loza, el cultivador originario), que después tomó Agrogenética Riojana. Tiene un componente muy importante para trabajar en el cannabis medicinal. Contamos con la estabilidad y la identidad histórica argentina de dos variedades con fuerte componente sobre todo de THC, y también de CBD. Gran estabilidad, y buen color y aroma.

- ¿Cómo impactan estos registros en la sociedad civil, en la posibilidad de ampliar y facilitar el acceso para organizaciones, autocultivadores y cultivadores solidarios?

- Es el inicio a lo que aspiramos: que haya una semilla de calidad, certificada, garantizada y sobre todo con trazabilidad. La articulación con Salud implica que el INASE pueda garantizar, en el marco de la Ley 27.350, una genética con las características que necesita el cannabis medicinal. Eso es importante porque hay 22 inicios de registros de germoplasma nacional en INASE que están en trámite. Y hay 18 pedidos de registros de variedades extranjeras. Esto es el comienzo y significa recuperar la historia porque el INASE tiene mucho prestigio internacional. La sociedad civil demanda que los usuarios del REPROCANN y los cultivadores puedan tener una semilla nacional, trazable y con responsabilidad, origen y sobre todo segura. También estamos trabajando en normativas para la comercialización de cada uno de los obtentores, aunque la CAT 3 es de uso público.

La industria

- ¿Cómo ves el escenario para el desarrollo de la industria, una vez que Argentina cuente con el marco regulatorio?

- La industria va a crecer y desarrollarse en toda su cadena: la biotecnología, el desarrollo, las articulaciones de sectores. Y desde el punto de vista comercial va a tener un impacto superior a los pronósticos, no sólo por los empleos sino por la calidad de la industria. Así que tenemos el objetivo de tener en diez años un desarrollo de la industria cannábica argentina con sello internacional. Para eso están todas las condiciones y hay capacidades para hacerlo, inversión, el Estado acompaña y va a haber una fuerte regulación de la Agencia (Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis). Es una necesidad concreta que haya ley para regular el cultivo en todas sus cadenas. Ese es el objetivo que planteó el gobierno nacional y el que acompaña el INASE desde su rol.

- De todos los proyectos que hay en el país, ¿el modelo más prometedor es el de Agrogenética Riojana?

- La experiencia de Agrogenética Riojana es para poner en valor no solo en volumen nacional sino también internacional porque el cultivo en la Argentina recién arranca y no tiene techo en ninguna de sus cadenas, desde las semillas hasta los productos finales.

- Por último, con este primer gran objetivo cumplido, ¿en qué trabajos se va a focalizar el INASE?

- Estamos trabajando con el equipo interdisciplinario en la trazabilidad y en acompañar a los proyectos integrales. También avanzamos con el Ministerio de Salud en la resolución de una nueva categoría (de producto vegetal), ahí vamos a tener una mirada sobre la necesidad de tener genéticas de todo tipo para que esa posibilidad de la industria se abra. La soberanía tecnológica es un concepto que empieza con la semilla nacional y el acompañamiento de todos los sectores y en ese sentido es un paso importantísimo la resolución sobre estas dos variedades de germoplasma nacional para construir soberanía tecnológica en un cultivo que va a ser de disputa y que tiene que ver con la salud pero también con el desarrollo industrial. Por eso, hay que avanzar con la ley para generar empleo de calidad, divisas y que la historia de nuestros cultivadores y productores se ponga en valor. Del mismo modo, acompañar muy fuertemente a las organizaciones de la sociedad civil que han transitado tantos años bajo el paraguas del prohibicionismo.

Gabriel Giménez, Director Nacional de Articulación Federal del Instituto Nacional de la Semilla (INASE).
Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
Este sábado 04 de Febrero a partir de las 16 se podrá disfrutar de charlas, música y una feria de emprendedores locales en la localidad santacruceña.
Entre enero y noviembre de 2022, el país latinoamericano exportó un total de 8,4 millones de dólares a través de la comercialización de cannabis.
“Este reconocimiento es el visto bueno para poder desarrollar el objetivo, que nos hemos propuesto como asociación”,contó Matías Salvado, Tesorero de la Cámara Cannabica Fueguina, a Industria Cannabis.
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”