Entrevista con Margarete Brito, coordinadora ejecutiva desde Apepi
Apepi: Una asociación desde Brasil tiene planes de un cultivo de diez mil pies de cannabis

Ubicada en la ciudad de Río de Janeiro, Apepi es una de las cuatro* asociaciones en Brasil que poseen algún tipo de normativa legal provisoria para el cultivo de cannabis y la producción de aceites de cannabis. Industria Cannabis habló en exclusiva con Margarete Santos de Brito, abogada y coordinadora ejecutiva de la organización.

15 de Marzo, 2021
Por: Gabriel de Lucia Murga
Margarete Brito, abogada y coordinadora ejecutiva desde Apepi/Brasil

APEPI - Asociación de Apoyo a la Investigación y Pacientes con Cannabis Medicinal - es formada por la unión de familiares de pacientes y personas que creen en el uso terapéutico del cannabis. Arrancó en el año 2014 en Brasil. La asociación trabaja por una nueva legislación, que permita más investigación y mayor libertad individual. Sus acciones tienen como centro la desobediencia civil pacífica, cuyo objetivo principal es “la movilización de la sociedad en favor de la regulación del uso médico de la marihuana para garantizar a todos los brasileños y brasileñas el derecho a la información y el acceso al tratamiento con cannabis”.

Recién, en septiembre del año pasado, el tribunal federal de Río de Janeiro, les concedió una garantía legal que permite el cultivo a gran escala y la producción de aceites ricos en CBD y THC, más allá de los demás cannabinoides. La medida cautelar de Apepi fue revocada legalmente, lo que significa que en este momento la organización actúa con base en la desobediencia civil, sin ninguna seguridad jurídica, mientras siguen a la espera de la decisión de la TRF-2, responsable de los procesos en la región donde se ubica la organización. Es importante apuntar eso, ya que desde la mirada de la sociedad los potenciales terapéuticos del THC y mismo del CBD sufren los ataques directos de ministros y miembros del gobierno federal brasileño y se vuelve fundamental aclarar en qué punto están los marcos legales o su ausencia en el gigante de América del Sur. En diciembre del año 2020, el Ministerio de la Familia, Mujer y DDHH ha lanzado un informe donde afirmaba, falsamente, que “no hay uso medicinal del cannabis” y “que el uso del cannabis genera violencia y enfermedades mentales” con la firma, apoyo y declaraciones a la prensa de la titular del Ministerio, la pastora evangelista y abogada Damares Alves.

APEPI tiene ganas de hacer de ese proyecto un referente nacional en alianza con instituciones de investigación de excelencia, como es el caso de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), y la Universidad de Campinas, desde la provincia de San Pablo (Unicamp). Hay una firma de un convenio de cooperación, cuyo objetivo es ofrecer un medicamento seguro, efectivo y de bajo costo. Ubicada en la ciudad de Río de Janeiro, APEPI es una de las cuatro gran asociaciones en Brasil que poseen algún tipo de normativa legal provisoria para el cultivo de cannabis y la producción de aceites de cannabis. Industria Cannabis habló en exclusiva con Margarete Santos de Brito, abogada y coordinadora ejecutiva de la organización.

¿Cómo ve el avance del proyecto de ley 399/2015?

Margarete Brito - APEPI: Este proyecto fue el más avanzado desde el inicio de esta lucha en 2014. Se creó una comisión especial, el ex presidente de la Cámara instituyó como relator al diputado Paulo Teixeira (del Partido de los Trabajadores). Avanzamos en las audiencias públicas, solo que ahora se detuvo debido a la bancada conservadora y el contexto político y la pandemia. Y ahora con este caso Abrace*, creo que este proyecto de ley se volverá a debatir. Este proyecto incluye el cultivo por asociaciones; aún no es perfecto, no es el mejor, pero es lo posible, lo máximo que imaginamos que podemos tener.

¿Cómo ha progresado el trabajo de Apepi durante estos ocho años?

APEPI nació a principios de 2014 como movimiento social. Y estaba pasando con mucha lucha política y sólo en el último año y medio, dos años como máximo, decidimos empezar a suministrar petróleo. Y en este proceso, fuimos a entender la demanda, y la demanda es absurda. Por eso Abrace tiene hoy 14.000 pacientes y nosotros 1.200. Entonces es una demanda que estamos entendiendo. APEPI no nació para suministrar aceites de cannabis, pero estamos en camino, judicializados. Y no sería posible explicar el tamaño de esta demanda. Decidimos, ya que sabemos cómo, tenemos este conocimiento, ¿por qué no hacerlo? La sociedad civil ocupa un hueco donde el sector público no se las arregla. Las asociaciones hoy en día cubren este hueco, aprenden a hacer y quieren hacer dentro de la ley, y así va la regulación.

¿Dónde está el proyecto Diez mil Plantas?

Estamos en la fase de implementación del proyecto. Tenemos una sede en el país en la región montañosa de Río. Tomamos posesión del espacio en septiembre del año pasado, por lo que completamos seis meses del proyecto. Y estamos en esta lucha por recaudar fondos con nuestros propios miembros y con la población en general. La velocidad del proyecto está en consonancia con la inversión que hemos podido plantear. Ya hemos completado un laboratorio, ya hemos completado tres mesetas, estamos cerrando una cuarta meseta con un sistema de seguridad. Estamos en contacto con la alcaldía, nos hemos asociado con la Fiocruz.

¿Cuál es la opinión de APEPI sobre el informe del Ministerio de Derechos Humanos de diciembre de 2020 que califica el cannabis para uso médico como una "estafa"?

Es un desconocimiento total mezclado con una deshonestidad intelectual de este gobierno. Incluso tenemos una petición de acción civil pública contra este folleto.

¿Cómo ve el intento de una empresa farmacéutica de obtener la patente de CBD y tenerla exclusiva para la venta en el mercado del país?

Lo vemos con rabia, yo lo llamo "legítima rabia" como dije el teórico. Esta legítima rabia de ver a Prati-Donaduzzi en connivencia con este gobierno (federal) y el Ministerio de Salud, queriendo incorporar en el Sistema Único de Salud (SUS) un medicamento que cuesta 2.500 Reales (más de 39.000 pesos argentinos) en la farmacia, y que las asociaciones están resolviendo los mismos problemas con entre 80 y 150 Reales (entre 1400 y 2300 pesos argentinos). De cualquier manera: no entienden nada de lo más probable, y se mezclan de nuevo con la deshonestidad intelectual. Hicimos una nota en nuestras redes, diciendo que la gente tiene que prestar atención que es una secuencia de hechos: Anvisa prohíbe el cultivo de cannabis en tierras brasileñas, luego Prati-Donaduzzi pide una patente para tener un monopolio, luego viene este recurso de Anvisa tratando de evitar el cultivo de asociaciones que están haciendo este hermoso trabajo. Creo que, así, la guerra empieza en serio con la industria farmacéutica. Tanto Abrace como APEPI reciben diariamente ofertas de personas que quieren hacerse cargo del cultivo de estas asociaciones. Es este mundo capitalista de los privilegios de las industrias farmacéuticas, del poder. Todo el mundo sabe que el cannabis es un mercado de miles de millones de dólares.

¿La pandemia afectó actividades y asociaciones? ¿Y la financiación del proyecto de las 10.000 plantas?

La pandemia acabó afectando a APEPI de forma "positiva". Hubo un crecimiento. Personas que nos buscan por problemas de dolor, ansiedad, insomnio. El cannabis es una planta a la que a menudo te enfrentas a un problema y mejoras en otro. Hay toda una cuestión científica por detrás. Ni siquiera podemos anunciar nuestros aceites de cannabis, digamos que lo proporcionamos, se pasa de boca en boca. Hay un video de mi discurso en Brasilia, que digo "es simplemente porque funciona".

*Abrace, Cultive y Canapse son las otras tres asociaciones

NdR: Abrace es una asociación de Brasil ubicada en el estado de Paraíba, en la región nordeste del país, que nuclea a más de 14.000 personas por medio de sus aceites de cannabis. En la primera semana de marzo sus actividades fueron cesadas por pedido de la Anvisa (el organismo brasilero que cumple las mismas funciones que la ANMAT en Argentina) con dictamen legal de un juez. Después de una visita a la sede de Abrace, la suspención se cayó mediante adecuaciones burocráticas.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
El Estado americano generó más de $152 millones por las ventas de Cannabis y la mayor parte de estos ingresos se destinarán para financiar escuelas.
La activista es una de las personas más importantes de la historia del cannabis y llega a la Argentina tras la invitación de la Confederación Cannábica Argentina para firmar su autobiografía el 11 de octubre.
La Asociación podrá comenzar a sembrar en las próximas semanas en un terreno que el estado provincial cedió en comodato a la ONG para que lleve adelante el proyecto en la provincia de Chubut.
En el auditorio Aurora Zucco de Bellocchio del Hospital Nacional en Red “Lic. Laura Bonaparte”, se llevó a cabo el pasado el encuentro en el marco de las acciones formativas y de capacitación que implementa la institución.
El 24 de agosto se llevó a cabo el II Congreso Internacional de Cannabis y Cáñamo, en la sede de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Del encuentro participaron especialistas nacionales e internacionales, que debatieron las posibilidades de este sector productivo que espera la reglamentación de la Ley 27.669 de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial.
Mamá Cultiva Argentina, en articulación con el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, presentan la primera edición digital de esta Guía de acompañamiento en cannabis para la salud.
Una de las demandas centrales de los colectivos y agrupaciones es "no más presos por cannabis", además de una regulación que permita desarrollar la industria del cannabis sin allanamientos y detenciones
El proyecto parte de la inversión de una empresa mendocina, contará con el acompañamiento de la Municipalidad y tendrá asesoramiento del INTA y del CONICET.
Su presidente, Francisco Malica, dijo que este paso “constituye la primera extracción de la provincia y tal vez del nordeste argentino”. Ahora el producto debe pasar por los controles de calidad. El objetivo es abastecer a la población de la provincia.
Los días 2, 3 y 4 de septiembre San Luis vivirá tres jornadas a puro cáñamo, donde se brindarán talleres y conferencias sobre los diversos usos industriales que tiene la planta.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350