Entrevista con Margarete Brito, coordinadora ejecutiva desde Apepi
Apepi: Una asociación desde Brasil tiene planes de un cultivo de diez mil pies de cannabis

Ubicada en la ciudad de Río de Janeiro, Apepi es una de las cuatro* asociaciones en Brasil que poseen algún tipo de normativa legal provisoria para el cultivo de cannabis y la producción de aceites de cannabis. Industria Cannabis habló en exclusiva con Margarete Santos de Brito, abogada y coordinadora ejecutiva de la organización.

Margarete Brito, abogada y coordinadora ejecutiva desde Apepi/Brasil

APEPI - Asociación de Apoyo a la Investigación y Pacientes con Cannabis Medicinal - es formada por la unión de familiares de pacientes y personas que creen en el uso terapéutico del cannabis. Arrancó en el año 2014 en Brasil. La asociación trabaja por una nueva legislación, que permita más investigación y mayor libertad individual. Sus acciones tienen como centro la desobediencia civil pacífica, cuyo objetivo principal es “la movilización de la sociedad en favor de la regulación del uso médico de la marihuana para garantizar a todos los brasileños y brasileñas el derecho a la información y el acceso al tratamiento con cannabis”.

Recién, en septiembre del año pasado, el tribunal federal de Río de Janeiro, les concedió una garantía legal que permite el cultivo a gran escala y la producción de aceites ricos en CBD y THC, más allá de los demás cannabinoides. La medida cautelar de Apepi fue revocada legalmente, lo que significa que en este momento la organización actúa con base en la desobediencia civil, sin ninguna seguridad jurídica, mientras siguen a la espera de la decisión de la TRF-2, responsable de los procesos en la región donde se ubica la organización. Es importante apuntar eso, ya que desde la mirada de la sociedad los potenciales terapéuticos del THC y mismo del CBD sufren los ataques directos de ministros y miembros del gobierno federal brasileño y se vuelve fundamental aclarar en qué punto están los marcos legales o su ausencia en el gigante de América del Sur. En diciembre del año 2020, el Ministerio de la Familia, Mujer y DDHH ha lanzado un informe donde afirmaba, falsamente, que “no hay uso medicinal del cannabis” y “que el uso del cannabis genera violencia y enfermedades mentales” con la firma, apoyo y declaraciones a la prensa de la titular del Ministerio, la pastora evangelista y abogada Damares Alves.

APEPI tiene ganas de hacer de ese proyecto un referente nacional en alianza con instituciones de investigación de excelencia, como es el caso de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), y la Universidad de Campinas, desde la provincia de San Pablo (Unicamp). Hay una firma de un convenio de cooperación, cuyo objetivo es ofrecer un medicamento seguro, efectivo y de bajo costo. Ubicada en la ciudad de Río de Janeiro, APEPI es una de las cuatro gran asociaciones en Brasil que poseen algún tipo de normativa legal provisoria para el cultivo de cannabis y la producción de aceites de cannabis. Industria Cannabis habló en exclusiva con Margarete Santos de Brito, abogada y coordinadora ejecutiva de la organización.

¿Cómo ve el avance del proyecto de ley 399/2015?

Margarete Brito - APEPI: Este proyecto fue el más avanzado desde el inicio de esta lucha en 2014. Se creó una comisión especial, el ex presidente de la Cámara instituyó como relator al diputado Paulo Teixeira (del Partido de los Trabajadores). Avanzamos en las audiencias públicas, solo que ahora se detuvo debido a la bancada conservadora y el contexto político y la pandemia. Y ahora con este caso Abrace*, creo que este proyecto de ley se volverá a debatir. Este proyecto incluye el cultivo por asociaciones; aún no es perfecto, no es el mejor, pero es lo posible, lo máximo que imaginamos que podemos tener.

¿Cómo ha progresado el trabajo de Apepi durante estos ocho años?

APEPI nació a principios de 2014 como movimiento social. Y estaba pasando con mucha lucha política y sólo en el último año y medio, dos años como máximo, decidimos empezar a suministrar petróleo. Y en este proceso, fuimos a entender la demanda, y la demanda es absurda. Por eso Abrace tiene hoy 14.000 pacientes y nosotros 1.200. Entonces es una demanda que estamos entendiendo. APEPI no nació para suministrar aceites de cannabis, pero estamos en camino, judicializados. Y no sería posible explicar el tamaño de esta demanda. Decidimos, ya que sabemos cómo, tenemos este conocimiento, ¿por qué no hacerlo? La sociedad civil ocupa un hueco donde el sector público no se las arregla. Las asociaciones hoy en día cubren este hueco, aprenden a hacer y quieren hacer dentro de la ley, y así va la regulación.

¿Dónde está el proyecto Diez mil Plantas?

Estamos en la fase de implementación del proyecto. Tenemos una sede en el país en la región montañosa de Río. Tomamos posesión del espacio en septiembre del año pasado, por lo que completamos seis meses del proyecto. Y estamos en esta lucha por recaudar fondos con nuestros propios miembros y con la población en general. La velocidad del proyecto está en consonancia con la inversión que hemos podido plantear. Ya hemos completado un laboratorio, ya hemos completado tres mesetas, estamos cerrando una cuarta meseta con un sistema de seguridad. Estamos en contacto con la alcaldía, nos hemos asociado con la Fiocruz.

¿Cuál es la opinión de APEPI sobre el informe del Ministerio de Derechos Humanos de diciembre de 2020 que califica el cannabis para uso médico como una "estafa"?

Es un desconocimiento total mezclado con una deshonestidad intelectual de este gobierno. Incluso tenemos una petición de acción civil pública contra este folleto.

¿Cómo ve el intento de una empresa farmacéutica de obtener la patente de CBD y tenerla exclusiva para la venta en el mercado del país?

Lo vemos con rabia, yo lo llamo "legítima rabia" como dije el teórico. Esta legítima rabia de ver a Prati-Donaduzzi en connivencia con este gobierno (federal) y el Ministerio de Salud, queriendo incorporar en el Sistema Único de Salud (SUS) un medicamento que cuesta 2.500 Reales (más de 39.000 pesos argentinos) en la farmacia, y que las asociaciones están resolviendo los mismos problemas con entre 80 y 150 Reales (entre 1400 y 2300 pesos argentinos). De cualquier manera: no entienden nada de lo más probable, y se mezclan de nuevo con la deshonestidad intelectual. Hicimos una nota en nuestras redes, diciendo que la gente tiene que prestar atención que es una secuencia de hechos: Anvisa prohíbe el cultivo de cannabis en tierras brasileñas, luego Prati-Donaduzzi pide una patente para tener un monopolio, luego viene este recurso de Anvisa tratando de evitar el cultivo de asociaciones que están haciendo este hermoso trabajo. Creo que, así, la guerra empieza en serio con la industria farmacéutica. Tanto Abrace como APEPI reciben diariamente ofertas de personas que quieren hacerse cargo del cultivo de estas asociaciones. Es este mundo capitalista de los privilegios de las industrias farmacéuticas, del poder. Todo el mundo sabe que el cannabis es un mercado de miles de millones de dólares.

¿La pandemia afectó actividades y asociaciones? ¿Y la financiación del proyecto de las 10.000 plantas?

La pandemia acabó afectando a APEPI de forma "positiva". Hubo un crecimiento. Personas que nos buscan por problemas de dolor, ansiedad, insomnio. El cannabis es una planta a la que a menudo te enfrentas a un problema y mejoras en otro. Hay toda una cuestión científica por detrás. Ni siquiera podemos anunciar nuestros aceites de cannabis, digamos que lo proporcionamos, se pasa de boca en boca. Hay un video de mi discurso en Brasilia, que digo "es simplemente porque funciona".

*Abrace, Cultive y Canapse son las otras tres asociaciones

NdR: Abrace es una asociación de Brasil ubicada en el estado de Paraíba, en la región nordeste del país, que nuclea a más de 14.000 personas por medio de sus aceites de cannabis. En la primera semana de marzo sus actividades fueron cesadas por pedido de la Anvisa (el organismo brasilero que cumple las mismas funciones que la ANMAT en Argentina) con dictamen legal de un juez. Después de una visita a la sede de Abrace, la suspención se cayó mediante adecuaciones burocráticas.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
La criminalización de la marihuana, además de frenar avances médicos, pone la negritud en la balanza a la hora de aplicar la ley antidrogas - por Cainã Marques
El diputado provincial Espartaco Marín, del Frente Justicialista Pampeano, presentó en la Cámara un proyecto de adhesión a la Ley 27350 de cannabis medicinal, que contempla el autocultivo y la producción pública y privada. Cuáles son los puntos principales de la iniciativa.
De la anécdota adolescente al ritual, de allí al símbolo, de allí a un calendario que, en Argentina y el mundo, representa la comunión y la lucha por la legalización del cannabis.
Un informe de la consultora New Frontier Data indica que los hábitos de consumo en torno a la marihuana experimentan modificaciones. Cuáles son esos cambios y qué movimientos generan en el mercado. Qué sucede en Argentina.
El proyecto fue aprobado por unanimidad a nivel general, aunque legisladores de Juntos por el Cambio se abstuvieron de votar algunos artículos en particular. La regulación incorpora a las PyMes regionales para producir cannabis.
Córdoba inició los debates acerca de la legislación que regulará el cannabis medicinal y el autocultivo a nivel provincial. Hay tres proyectos en danza y el objetivo será su unificación en un solo proyecto que contemple de manera integral el derecho a la salud y a la producción.
La iniciativa propuesta por el Ejecutivo provincial consiguió el acuerdo de los legisladores en lo general. Si bien Juntos por el Cambio apoyó la iniciativa, pidió algunas modificaciones. El jueves buscarán sancionar la ley que prevé la creación de la Agencia Provincial del Cannabis.
Finalmente, llegaron las semillas de cáñamo a Paraguay con el fin de ser cultivadas en parcelas de la agricultura familiar. Sin embargo, la Cámara Paraguaya del Cannabis Industrial (Cannapy) denuncia que el gobierno nacional privilegia intereses empresariales y obstruye el desarrollo del sector campesino.
El municipio del centro de la provincia de Buenos Aires se encuentra trabajando en un borrador consensuado entre concejales de diversos partidos políticos y organizaciones cannábicas. El objetivo es la articulación de estos sectores para el desarrollo y concreción de políticas públicas.
El Banco Cannábico Solidario es una ONG que contribuye de forma gratuita a tratamientos en base a fórmulas derivadas del cannabis, como aceites medicinales y se dedica a entregar medicinas gratuitas y acompañar a pacientes desde hace más de 3 años, asumiendo los riesgos que dichas actividades traen consigo bajo las leyes actuales
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350