Desarrollo de la cadena productiva del cannabis
Alberto Fernández enviará un proyecto para autorizar el cultivo de cannabis medicinal e industrial

El Presidente anunció que el Ejecutivo impulsará un proyecto en el Congreso para autorizar el cultivo para uso industrial de cannabis con fines medicinales e industriales. A su vez, sostuvo que la planta “tiene propiedades de gran utilidad” y que la industria mundial del cannabis “triplicará su volumen de negocios en los próximos cinco años”.

1 de Marzo, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, inauguró este lunes el período 139 de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. En el marco de los proyectos que impulsará el Poder Ejecutivo, anunció una iniciativa que autorizará el cultivo de cannabis con fines medicinales e industriales.

“El cannabis tiene propiedades de gran utilidad con fines medicinales e industriales. La industria mundial del cannabis medicinal triplicará su volumen de negocios en los próximos cinco años”, destacó el mandatario. A su vez, detalló que “el proyecto prevé la utilización del cultivo exclusivamente con fines de industrialización para el uso medicinal e industrial”.

El proyecto se presentaría durante este mes en el Congreso y se está buscando el apoyo en ambas cámaras, como pudo verse en la reunión que tuvieron a inicios de febrero el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas junto con la senadora Anabel Fernández Sagasti y las diputadas Carolina Gaillard y Mara Brawer.

La iniciativa trabajada por el Ministerio de Desarrollo Productivo tiene como objeto establecer el marco regulatorio de la cadena de producción y comercialización nacional y/o con fines de exportación de la planta de cannabis, sus semillas y derivados de uso medicinal, incluyendo la investigación científica, y de uso industrial; promoviendo así el desarrollo nacional de la cadena productiva.

El límite de THC que se establece es del 1%. Si se supera ese porcentaje, se considera cannabis psicoactivo. El proyecto subraya que el cáñamo, el cáñamo industrial y/u hortícola y sus producidos y/o derivados quedan excluidos del ámbito de aplicación de la ley 23737 de estupefacientes, ya que así se encuentra establecido por la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes de Naciones Unidas.

Se prevé la creación de una agencia que será autoridad de aplicación y tendrá como función regular y reglamentar la importación, exportación, cultivo, producción industrial, fabricación, comercialización y adquisición, por cualquier título de semillas de la planta de cannabis, del cannabis y de sus productos derivados con fines medicinales o industriales.

La agencia tendrá a su cargo la regulación y fiscalización de la actividad productiva de la industria del cannabis de uso medicinal e industrial en el territorio nacional, en cuanto al registro, control y trazabilidad de semillas, insumos críticos y productos derivados del cannabis, en el marco de un proceso industrial.

El sector comercial e industrial se encuentra conforme con la iniciativa, como manifestaron desde la Confederación Cannábica Argentina, que celebra que se instale el tema en la agenda y acompañará la medida. Otra de las reacciones ante el anuncio de Alberto Fernández fue la de José Lescano, secretario general de la Organización Cannábica Argentina, quien expresó que “sería injusto que los emprendedores, después de tantos años de lucha, quedemos por fuera de la matriz productiva. Confiamos en que vamos a articular juntos con el Estado”.

En Argentina actualmente rige la ley 27350, que regula la investigación médica y científica del cannabis medicinal y su decreto reglamentario 883/2020 firmado por el Poder Ejecutivo, que amplía el espectro de patologías a tratar (antes solo se contemplaba la epilepsia refractaria) y legaliza el autocultivo con fines terapéuticos.

La letra de la normativa establece una base legal muy significativa, pero aún falta mucho por llevar a la práctica y esto genera preocupación en la comunidad de los y las cannabicultores. La persecución, la estigmatización y las detenciones a quienes cultivan siguen siendo cotidianas y el Registro del Programa de Cannabis (ReProCann) todavía no se aplicó, por dar dos ejemplos de fuerte peso en la agenda actual de las organizaciones.

En esa vía, es importante que se incorpore el aspecto productivo del cannabis en el debate público y que se contemple toda la cadena productiva, como se espera que lo hará el proyecto que presentará el Ejecutivo; así como es fundamental una aplicación que garantice reglas claras y que, mientras se abren nuevos caminos para el cannabis en el país, se pueda también poner fin a la persecución y al hostigamiento a usuarios y usuarias.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
Este sábado 04 de Febrero a partir de las 16 se podrá disfrutar de charlas, música y una feria de emprendedores locales en la localidad santacruceña.
Entre enero y noviembre de 2022, el país latinoamericano exportó un total de 8,4 millones de dólares a través de la comercialización de cannabis.
“Este reconocimiento es el visto bueno para poder desarrollar el objetivo, que nos hemos propuesto como asociación”,contó Matías Salvado, Tesorero de la Cámara Cannabica Fueguina, a Industria Cannabis.
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”