Después de la reglamentación, la consolidación
Hacia una Ley integral del cannabis para la salud en Argentina

Las claves del nuevo proyecto de cannabis medicinal, presentado en el Congreso por la Diputada Carolina Gaillard (Frente de Todos). Qué nuevos elementos incluye y qué cuestiones amplía respecto de la Ley 27350 de Cannabis Medicinal vigente en el país.

21 de Noviembre, 2020
Por: Ingrid Sept Lasser
Diputada Carolina Gaillard presentó una iniciativa en el Congreso en la que, nuevamente, el debate por el uso medicinal del cannabis será un eje central.

La Diputada Nacional Carolina Gaillard presentó una iniciativa en el Congreso en la que, nuevamente, el debate por el uso medicinal del cannabis será un eje central. El proyecto de Ley prevé un marco regulatorio de carácter integral que pueda generar las condiciones para el desarrollo productivo, científico, tecnológico e industrial, más allá de un apoyo normativo a los usos terapéuticos de la planta.

“Se trata de garantizar el acceso efectivo al cannabis para tratamientos de salud como derecho humano fundamental, entendiendo que se necesita un marco legal integral que no posee la ley existente”, explicó Gaillard. A su vez, agregó que con esta propuesta, se generan las condiciones para desarrollar la industria del cannabis destinado a la salud, comprendiéndola como una fuente de generación de empleo genuino y, potencialmente, de ingresos de divisas a nuestro país.

Al igual que el proyecto presentado por Mara Brawer para la regulación del cáñamo industrial, la iniciativa de Gaillard surge del diálogo con el Poder Ejecutivo y organizaciones cannábicas. En este caso, quienes apoyan el proyecto son Mamá Cultiva Argentina, la Red de Cannabis Medicinal del CONICET (RACME) y la Cámara Argentina de Cannabis. Al respecto, la Diputada del Frente de Todos expresó: “Nuestro presidente Alberto Fernández asumió junto al Ministerio de Salud el compromiso de modificar la reglamentación de la primera Ley y vamos rumbo a eso. Fue un gran avance, que lo celebramos junto a las organizaciones”.

Asimismo, Gaillard reparó en las limitaciones que representa la Ley actual. “Desde el Congreso se busca crear un marco legal acorde a las necesidades de todo el país para su desarrollo, de manera de permitir el cultivo, la producción, la comercialización y exportación”, aseguró.

En la fundamentación del proyecto de Ley, se expresa que la Ley 27350 “ha resultado limitada en cuanto a la garantía de acceso a la planta para los usuarios medicinales, dejando sin respuesta a quienes mediante su uso mejorarían su condición de salud y calidad de vida. Por otro lado, también se mostró limitada en cuanto a un desarrollo científico y productivo que permita promover su investigación en forma eficiente y financiada, abastecer la demanda, mejorar estándares de calidad del producto y promover la inversión e implementación de tecnologías a tal fin”.

Es interesante la ampliación que esta norma puede significar respecto a la nueva reglamentación de la Ley 27350, proveniente del decreto firmado por el Poder Ejecutivo días atrás, del autocultivo para usuarios de cannabis medicinal. Sobre esto, Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina, expresó la importancia de un componente que no figuró en la Ley aprobada en 2017, “que tiene que ver con la formación y capacitación de profesionales, no solamente de la salud, sino también del Poder Judicial, de las Fuerzas de Seguridad y la ciudadanía en general”.

Otro elemento central de la iniciativa es que dispone la creación de un sistema único de licencias para autorizar el cultivo, producción, comercialización, importación y exportación de cannabis medicinal y sus derivados. Para autocultivadores y cultivadores solidarios, se postula que estas licencias serán gratuitas. En tanto, se creará un Banco de Semillas que pretende garantizar un precio justo para el acceso al cultivo, a través del Instituto Nacional de Semillas (INASE), ente enmarcado en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

A su vez, la intención es la de promover un circuito de investigación, producción, acceso universal y comercialización, que tiene dos pilares fundamentales: el desarrollo científico tecnológico y el desarrollo industrial a lo largo y a lo ancho del país. En este aspecto, la Presidenta de Mamá Cultiva expresó que esto resulta clave "para que el cannabis pueda llegar a la gente con justicia social, que llegue de la manera que las personas elijan; ya sea a través del autocultivo, del cultivo solidario, del comunitario, de las organizaciones sociales, de pequeños y medianos productores que tengan ganas de irrumpir en la industria".

La propuesta legislativa prevé la creación del Instituto Nacional de Regulación y Control del Cannabis (IRCA), que será autoridad de aplicación de la Ley; en tanto que articula con todos los órganos estatales, científicos, académicos y de la sociedad civil vinculados al sector a través de un Consejo Ejecutivo Honorario y un Consejo Consultivo Honorario.

En pos de la promoción del desarrollo científico y técnico, se subraya la importancia de programas de estímulo a la investigación del cannabis medicinal, impulsados por el Estado nacional a través del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, el CONICET, y las Universidades Nacionales.

El proyecto fue acompañado por las firmas de los Diputados y las Diputadas Cristina Álvarez Rodríguez (FDT), Mara Brawer (FDT), Martin Soria (FDT), Gabriela Cerruti (FDT), Marcela Campagnoli (JxC), Mónica Macha (FDT), Cecilia Moreau (FDT), Fernanda Vallejos (FDT), Jimena López (FDT), Blanca Osuna (FDT), Graciela Landriscini (FDT), Gabriela Lena (FDT), Pablo Carro (FDT), Lucila Masin (FDT), Leonardo Grosso (FDT), Nicolás Rodríguez Saá (FDT).

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
Este sábado 04 de Febrero a partir de las 16 se podrá disfrutar de charlas, música y una feria de emprendedores locales en la localidad santacruceña.
Entre enero y noviembre de 2022, el país latinoamericano exportó un total de 8,4 millones de dólares a través de la comercialización de cannabis.
“Este reconocimiento es el visto bueno para poder desarrollar el objetivo, que nos hemos propuesto como asociación”,contó Matías Salvado, Tesorero de la Cámara Cannabica Fueguina, a Industria Cannabis.
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”