Entrevista
El INTA y la investigación en cannabis: “Es central asegurar la trazabilidad de todo el sistema”

Carla Arizio es investigadora del Instituto de Recursos Biológicos del INTA y una de las principales referentes de este organismo en materia de cannabis. En diálogo con Industria Cannabis, explicó cuáles son los principales desafíos del INTA en los proyectos que lleva adelante, destacó la importancia de generar evidencia científica para el sistema de salud y remarcó también el interés del organismo en la ley para regular la industria del cannabis medicinal y del cáñamo.

19 de Octubre, 2021
Por: Alejandro Palladino
Carla Arizio, Investigadora del Instituto de Recursos Biológicos del INTA (foto por Pablo Oliveri)

Los organismos estatales vinculados a la ciencia, la tecnología y la industria son actores relevantes para desarrollar el cultivo, la investigación y la producción de cannabis con fines terapéuticos o medicinales. La normativa vigente (Ley 27.350) autoriza al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) –perteneciente al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación– a cultivar cannabis a los fines de la investigación médica y/o científica, como así también de la producción, al igual que al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

El INTA trabaja actualmente en 14 proyectos de investigación y desarrollo del cultivo de cannabis con fines medicinales distribuidos en siete provincias, de los cuales 7 ya fueron aprobados por el Ministerio de Salud. Su capacidad y presencia en todo el país le permite responder a una demanda creciente de acuerdos productivos con diferentes actores públicos y privados. Es con el objetivo de obtener material vegetal para la investigación tanto científica como médica, y también la producción de derivados del cannabis y su inclusión en programas de mejoramiento.

Carla Arizio es investigadora del Instituto de Recursos Biológicos del INTA y una de las principales referentes de este organismo en materia de cannabis. En diálogo con Industria Cannabis, explicó cuáles son los principales desafíos del INTA en los proyectos que lleva adelante, destacó la importancia de generar evidencia científica para el sistema de salud y remarcó también el interés del organismo en la ley para regular la industria del cannabis medicinal y del cáñamo.

En primer lugar, Arizio destacó cuáles son las principales metas de los proyectos de investigación. “La mayoría de los proyectos plantean la evaluación de distintas genéticas en diferentes condiciones de cultivo, variando temperatura, luminosidad, en indoor o en exteriores. Se trata de probar y ver cómo es el impacto para la producción de aceites, teniendo en cuenta su calidad”, remarcó.

Agregó que el horizonte de trabajo del INTA es “generar evidencia científica para el sistema de salud”. “Hablamos de buenas prácticas de producción, cumpliendo en lo posible normas GMP (good manufacturing practices) y GAP (Good Agriculture Practices). Eso es central y, también, asegurar la trazabilidad de todo el sistema”, resaltó.

El INTA avanza en convenios con gobiernos provinciales y municipales, ONG y empresas en los que también participa en algunos casos el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). En función del espíritu de la ley 27.350, Arizio valoró la participación protagónica de las ONG. “Nos fijan el rumbo sobre cuál es el objetivo final: generar evidencia científica, materia prima de calidad para seguir haciendo investigaciones”. “Todos nuestros proyectos están enfocados en cumplir normas de calidad, obtener un extracto final y que podamos aportar evidencia. Los proyectos están bien encaminados en ese sentido”, reforzó.

Además, destacó el “interesante círculo de vinculación entre públicos y privados con organismos del Estado”. “Si bien tenemos experiencias previas, la verdad es que el proceso es muy enriquecedor. Están dadas las condiciones para que haya avances y desarrollo”, afirmó.

Por otro lado, una prueba del entusiasmo que despierta la investigación y la producción de cannabis para fines médicos y científicos es que el INTA recibe continuamente proyectos para firmar convenios. “Recibo dos o tres propuestas por semana para hacer convenios con INTA. Es algo que nos excede totalmente. Es imposible para nosotros responder a una demanda así. Vamos a hacer convenios cuando podamos responder y tengamos profesionales que puedan dedicar su tiempo, o tengamos infraestructura e interés en llevar adelante una determinada línea de investigación en un determinado lugar”, advirtió.

Los convenios que firma el INTA siguen un determinado procedimiento. Se firman para formalizar la relación entre el organismo y las contrapartes y son financiados por terceros. Primero reciben el visto bueno de la sede local del INTA donde se va a llevar a cabo (por ejemplo, centros regionales o estaciones experimentales). Luego, un equipo de profesionales evalúa los aspectos técnicos de la propuesta y sugiere recomendaciones para ajustar detalles. Posteriormente, la aprobación definitiva del organismo la otorga el Consejo Directivo Nacional, máximo nivel de decisión del INTA.

Una vez que el convenio fue aprobado por el INTA, se presenta en el Ministerio de Salud de la Nación que lo aprueba por resolución para luego seguir su curso formal por el ANMAT, el INASE y el SENASA.

A la espera de la aprobación definitiva de la ley de uso industrial

La ley para regular la industria del cannabis medicinal y del cáñamo se encuentra demorada en la Cámara de Diputados, luego de la media sanción del Senado en julio de este año. Es un sector de la actividad que creará empleo y aportará divisas. El INTA, al igual que los distintos actores del sistema científico y productivo del país, espera la sanción definitiva para avanzar en nuevas investigaciones.

El organismo agro-tecnológico cuenta con un programa nacional de cultivos industriales que abarca distintas especies de interés. “Tenemos muchos colegas interesados en poder empezar a trabajar en la temática de cáñamo industrial. Están empezando a pensar las líneas de investigación que van a ser necesarias”, adelantó Arizio.

Por último, la investigadora sostuvo que el cannabis y su industria “es una oportunidad, lo entendemos así y tenemos capacidades para responder a las necesidades que surjan. Capacidades técnicas hay sobradas, no solo en el INTA, sino en Argentina en general”, concluyó.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Últimas Noticias
El último lunes, 23 de enero, el Gobierno nacional creó la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y el Cannabis Medicinal (ARICCAME), el organismo estatal que tendrá como tarea principal reglamentar y poner en marcha la ley 27669. Industria Cannabis habló con Gabriel Giménez, responsable de la secretaría de Agricultura/INASE en la Agencia Federal.
Tras el lanzamiento de la Agencia por parte del gobierno, los actores vinculados a la industria se manifestaron optimistas y puntualizaron los objetivos para dar celeridad a la reglamentación.
El ministro de Economía, Sergio Massa, encabezó este miércoles el lanzamiento de la primera Mesa de Trabajo de la ARICCAME
La regulación del uso terapéutico del Cannabis en Brasil es un fenómeno reciente y bastante controvertido. Con respecto a América Latina, como Argentina, Uruguay, Colombia y México, no es exagerado llamarla, cuando menos, tímida.
Mediante un decreto, nombraron a Francisco Echarren como Presidente de la Agencia encargada de la implementación de la cadena de industrialización de cannabis medicinal y el cáñamo en todos sus usos.
Además, el gobernador ha aprobado la aplicación de indultos para las personas condenadas por delitos de posesión de cannabis.
De acuerdo con Clarke & Merlin (2013), es posible que las semillas de cáñamo se usaran como alimento en el Paleolítico, por los antiguos pueblos euroasiáticos durante el Holoceno, y en Japón para el año 10.000 A.C. El consumo del cáñamo como alimento por su elevado valor nutricional podría haber sido el primer uso del cáñamo conocido por el ser humano.
El Gobierno provincial aportará 68 millones de pesos para la creación de 1000 m2 de invernáculos destinados al cultivo de cannabis.
La segunda edición del evento arriba a la ciudad de Mar del Plata en el Hotel NH Provincial en la semana santa con distintas actividades
Industria Cannabis dialogó con Cintia Szumik, Secretaria de la organización, tras su viaje a tierras fueguinas para estrechar lazos y pensar en el desarrollo de la industria cannábica en la región.
Seleccion del Editor
¿La victoria de Lula abre camino hacia el cambio de paradigma del cannabis en Brasil?
¿Avanzará Fernández cómo hizo Biden?
Se conocieron detalles del plan de Alemania para legalizar el Cannabis
“La construcción siempre tiene que ser colectiva”