Cannabis en Itália, la hora de la razón y el sentido común (contra la inútil caza de brujas)

Los tratamientos con cannabis son legales en Italia. El proceso de trabajo legislativo tuvo su comienzo en 2007 y, a través de diversos decretos reglamentarios, tuvo mejoras que lo hacen actualmente uno de los marcos normativos más avanzados en Europa. Sin embargo, existen ciertos obstáculos para que los pacientes puedan acceder equitativamente al cannabis medicinal.

Quizás no todo el mundo sepa que en Italia tratarse con cannabis es absolutamente legal. Esto es reconocido por un proceso que, a través de varios decretos ministeriales, comenzó en 2007 y ha mejorado gradualmente hasta convertirse en una de las legislaciones más avanzadas de Europa. Quizás igual no todo el mundo sepa que, sin embargo, nuestro país atraviesa una situación paradójica, por lo que el uso de la terapia a base de cannabis, para los pacientes que lo necesitan, es una carrera de obstáculos insoportable. Existe un problema dramático en la formación de médicos y farmacéuticos, así como una enorme brecha en términos de información y coordinación nacional y regional.

A pesar de este daño, la necesidad estimada de cannabis medicinal es de 1950 kilogramos en todo el país. En Italia, el único organismo responsable de la producción de cannabis con un alto contenido de THC es el Instituto Químico Farmacéutico Militar de Florencia y el límite máximo de producción anual se fija en 500 kilogramos. En 2020, distribuyó cannabis por solo 157 kilogramos a farmacias, con un total de ventas de 860 kilogramos de los cuales 252 kilogramos de productos importados de Holanda.

El Decreto-Ley Nº 148 de 2017 establece que el médico (cualquier médico, especialista o médico de cabecera) puede prescribir las preparaciones magistrales a base de cannabis pagadas por el Servicio Nacional de Salud, si se prescriben para terapia del dolor y para la esclerosis múltiple, lesiones medulares, dolores neurogénicos, efectos de quimioterapia, radioterapia, terapias contra el VIH, pérdida de apetito en pacientes con cáncer o pacientes con SIDA y anorexia nerviosa, para el glaucoma y el Síndrome de Gilles de la Tourette.

Además, el médico también puede prescribir estos preparados para otros usos, pero fuera del plan de reembolso. Ahora que incluso los menos informados saben todo esto, es fácil entender cómo la disponibilidad insuficiente (entre importación y producción) de cannabis medicinal, problemas de producción o entrega, colas, número reducido de farmacias que hacen preparaciones galénicas, inexactitud de las cuotas anuales de cannabis estimados por las regiones representan obstáculos diarios que impiden que miles de pacientes obtengan terapia u obtengan continuidad terapéutica.

Por lo tanto, la consecuencia más natural está ahí para que todos la vean: las dificultades asociadas con la búsqueda de productos a base de cannabis empujan a los pacientes a recurrir al mercado ilegal para aliviar su sufrimiento y encontrar algún alivio o, en el mejor de los casos, en el autocultivo. Esta es una producción que aporta garantías adicionales de calidad, pero deja sin protección legal a quienes la utilizan.

Ante este escenario, las fuerzas mayoritarias finalmente han decidido moverse. Con una moción parlamentaria, fruto de una iniciativa conjunta del PD, M5S e Italia Viva, los 93 diputados firmantes (incluidos miembros del Grupo Mixto y también de Forza Italia) piden, entre otras cosas:

  • Eliminar obstáculos al suministro y continuidad terapéutica, aumentando la producción nacional con mayores autorizaciones para entidades públicas y privadas, con mayores importaciones.
  • Adoptar iniciativas normativas encaminadas a introducir excepciones a la configurabilidad del delito de cultivo de drogas, cuando las actividades de cultivo a pequeña escala se realicen de forma doméstica debido a las técnicas rudimentarias empleadas, el escaso número de plantas, la muy modesta cantidad de producto, la falta de índices adicionales de su inclusión en el mercado de medicamentos, están destinados exclusivamente para el uso personal del paciente/cultivador, lo que hace que esta práctica sea legal.
  • Promover y aumentar la investigación científica y la información sobre el cannabis medicinal.
  • Revocar el decreto del Ministerio de Salud del 1 de octubre de 2020 sobre la colocación de CBD (ingrediente activo del cannabis sin efectos psicotrópicos) en la sección B de la tabla de medicamentos derivados de drogas.
  • Retirar la circular del Ministerio de Salud del 23 de septiembre de 2020, que prohíbe la entrega a domicilio de medicamentos a base de cannabis.

Cualquiera que desee leer el texto completo de la moción parlamentaria puede hacerlo consultando directamente en este enlace.

Es evidente el intento de los parlamentarios de alinear a Italia con lo que está sucediendo en el resto de los países más avanzados, donde el tema se está abordando de una manera cada vez más científica y cada vez menos aproximada y preconcebida, como en cambio es preconcebida por los más derecha extrema y oscurantista.

Para beneficio del lector, recordemos algunos eventos políticos importantes de las últimas semanas. En primer lugar, el voto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que, con sentencia de 19 de noviembre de 2020, estableció que un Estado miembro no puede prohibir la comercialización de cannabidiol (el CBD antes mencionado) producido legalmente en otro Estado miembro cuando se extrae del planta de cannabis sativa.

Luego la histórica votación de la CND (Comisión de Estupefacientes) de Naciones Unidas que por primera vez eliminó una sustancia (casualmente, el cannabis) de la Tabla IV de las drogas más peligrosas (que data de 1961), insertándose en la Tabla I y el reconocimiento oficial y universal de sus propiedades terapéuticas. Y finalmente, el acto político con el que la Comisión Europea se expresó en relación al CBD como alimento y no como estupefaciente.

Una tendencia que parece confirmarse con un nuevo enfoque global del tema del cannabis. Ya no es un tabú o un hábito para algunos ultra liberales, sino una oportunidad desde multitud de puntos de vista. Basta pensar en lo que está sucediendo en los Estados Unidos y, más en general, en el continente americano, donde Canadá, después de Uruguay, fue el primer gran país en legalizar también el uso recreativo del cannabis, hace más de dos años. Y hoy está cosechando los beneficios de este movimiento, con el mercado legal superando al ilegal por primera vez. Y a pesar de lo que decían todos los detractores, el consumo no aumentó, si acaso disminuyó.

En los Estados Unidos, desde 2014 hasta hoy, 15 estados han legalizado el uso recreativo, 38 de ellos para uso médico. Y no se trata solo de estados democráticos y progresistas, sino también de estados republicanos y muy conservadores. De hecho, va de California a Montana, de Colorado a Dakota del Sur, de Nueva Jersey a Mississippi. Pero lo más impresionante son los datos sobre la opinión de los ciudadanos. Desde 2000, el número de votantes a favor de la legalización ha pasado del 30% al 68%, fotografiado por la última encuesta de Gallup.

En un Estados Unidos dividido por prácticamente todo, el tema del cannabis es quizás el único que está consiguiendo que todos los votantes estén de acuerdo en este momento. Tanto es así que los demócratas ya han programado (y aprobado) en la Cámara un proyecto de ley (la Ley MORE) que prevé la despenalización y reclasificación de la "marihuana" a nivel federal. Ahora la medida está a la espera de conocer cuál será la nueva composición del Senado (cita el próximo 5 de enero) para evaluar la aprobación definitiva.

Por otro lado, Estados Unidos fue el país en el que se pudo tocar, más que en ningún otro lugar, el fracaso total del planteamiento vinculado a la Guerra contra las Drogas, que no hizo más que dar oxígeno a las organizaciones criminales, generar desequilibrios sociales con la formación de guetos y la desigualdad generalizada, los tribunales y las cárceles obstruidos, lo que imposibilitaba las condiciones de vida de los prisioneros y los de adentro, llenaron las calles de narcotraficantes y personas de todos los orígenes y edades obligadas a recurrir al mercado negro.

También en Italia, recientemente, se realizó una encuesta, precisamente sobre cannabis medicinal. Lleva la firma de SWG y fue un encargo de la revista especializada BeLeaf Magazine, junto con PQE Group, empresa italiana líder en el sector de la calidad. Bueno, las cifras son muy claras: el 78% de los encuestados, casi cuatro de cada cinco conciudadanos, opinan que la producción de cannabis medicinal debería incrementarse y expandirse. Aproximadamente la mitad está de acuerdo con el autocultivo para uso personal.

Datos que muestran cómo los italianos están absolutamente dispuestos a abordar el tema de forma secular, abandonando los buenos prejuicios solo para una cacería de brujas inútil y contraproducente. Las ventajas, también en términos económicos - y, especialmente en este momento, no es un aspecto secundario - están ahí para que todos las vean. Con la legalización se habla de al menos 6.000 millones de euros desde el punto de vista del PIB (robado a las mafias) y la creación de más de 300 mil puestos de trabajo.

Cifras que deberían imponer serias reflexiones, en un país donde existe una ley, la 242 de 2016, que en papel fomenta el cáñamo filiera (una planta con extraordinarias propiedades de sostenibilidad ambiental, pensemos en usos textiles, cosméticos, energéticos, agrícolas e industriales). ), pero que de hecho deja un vacío de incertidumbre incluso en la venta de inflorescencias y derivados con un contenido de THC muy bajo (menos del 0,2% de principio activo, el llamado cannabis light).

En resumen, el trabajo por hacer es grandioso y el camino parece estar trazado. Lo importante es poder hacer que el enfoque racional y de sentido común prevalezca sobre el anticientífico y retrógrado, que no condujo a nada bueno.

Publicado originalmente en la edición de enero-abril de la revista Be Leaf
Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
La industria del cannabis vislumbra un mercado potencial enorme y valorado en miles de millones de dólares. Para el 2025, se proyecta a nivel mundial, que la industria del cannabis va alcanzar un nivel de facturación similar a alcanzado por las grandes industrias textiles.
Últimas Noticias
La criminalización de la marihuana, además de frenar avances médicos, pone la negritud en la balanza a la hora de aplicar la ley antidrogas - por Cainã Marques
El diputado provincial Espartaco Marín, del Frente Justicialista Pampeano, presentó en la Cámara un proyecto de adhesión a la Ley 27350 de cannabis medicinal, que contempla el autocultivo y la producción pública y privada. Cuáles son los puntos principales de la iniciativa.
De la anécdota adolescente al ritual, de allí al símbolo, de allí a un calendario que, en Argentina y el mundo, representa la comunión y la lucha por la legalización del cannabis.
Un informe de la consultora New Frontier Data indica que los hábitos de consumo en torno a la marihuana experimentan modificaciones. Cuáles son esos cambios y qué movimientos generan en el mercado. Qué sucede en Argentina.
El proyecto fue aprobado por unanimidad a nivel general, aunque legisladores de Juntos por el Cambio se abstuvieron de votar algunos artículos en particular. La regulación incorpora a las PyMes regionales para producir cannabis.
Córdoba inició los debates acerca de la legislación que regulará el cannabis medicinal y el autocultivo a nivel provincial. Hay tres proyectos en danza y el objetivo será su unificación en un solo proyecto que contemple de manera integral el derecho a la salud y a la producción.
La iniciativa propuesta por el Ejecutivo provincial consiguió el acuerdo de los legisladores en lo general. Si bien Juntos por el Cambio apoyó la iniciativa, pidió algunas modificaciones. El jueves buscarán sancionar la ley que prevé la creación de la Agencia Provincial del Cannabis.
Finalmente, llegaron las semillas de cáñamo a Paraguay con el fin de ser cultivadas en parcelas de la agricultura familiar. Sin embargo, la Cámara Paraguaya del Cannabis Industrial (Cannapy) denuncia que el gobierno nacional privilegia intereses empresariales y obstruye el desarrollo del sector campesino.
El municipio del centro de la provincia de Buenos Aires se encuentra trabajando en un borrador consensuado entre concejales de diversos partidos políticos y organizaciones cannábicas. El objetivo es la articulación de estos sectores para el desarrollo y concreción de políticas públicas.
El Banco Cannábico Solidario es una ONG que contribuye de forma gratuita a tratamientos en base a fórmulas derivadas del cannabis, como aceites medicinales y se dedica a entregar medicinas gratuitas y acompañar a pacientes desde hace más de 3 años, asumiendo los riesgos que dichas actividades traen consigo bajo las leyes actuales
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350