Entrevista a la Presidenta de Mamá Cultiva
Valeria Salech: "podemos avanzar en la industrialización del cannabis con soberanía"

Industria Cannabis dialogó con Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina, una de las organizaciones protagonistas en la lucha por una regulación del cannabis para la salud que garantice el acceso justo y seguro a las terapias con cannabis, sobre el panorama actual que reviste la nueva reglamentación de la Ley 27350 y los desafíos a futuro.

Valeria Salech es presidenta de Mamá Cultiva Argentina, una asociación civil que promueve el uso del cannabis para la salud y el autocultivo con ese mismo fin, además del diseño y puesta en marcha de políticas públicas que garanticen un acceso justo para quienes lo necesiten. Mamá Cultiva ha sido una de las grandes protagonistas en la lucha por la construcción de un paradigma de salud soberano.

En diálogo con Industria Cannabis, Valeria Salech aporta conceptos muy interesantes para el enriquecimiento de una perspectiva de salud alternativa que ha mejorado la calidad de vida de una significativa cantidad de personas. Entre esas nociones, la de un desarrollo del cannabis medicinal que, ineludiblemente, sea soberano; y, en ese aspecto, la necesidad de un marco legal y una regulación estatal que concrete ese desarrollo.

Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina.
-Entendiendo el rol de Mamá Cultiva en el famoso "borrador" que después decantó en la nueva reglamentación de la Ley 27350, sé que lo recibieron con mucha alegría pero también hay cuestiones que a futuro son desafíos. ¿Cómo ves eso?-

Lo que nos pone contentas es la actitud de parte de la autoridad de aplicación de tomar el tema en medio de una pandemia, escucharnos y llevar ese dichoso borrador a una realidad efectiva. Eso se celebra mucho, se festeja, pero también sabemos y somos muy conscientes de que es la reglamentación que esperábamos en marzo del 2017. En el medio, pasaron tres años y pico y en estos tres años se construyó otra cosa. Cuando no hay una respuesta del Estado a la sociedad, la sociedad se pone creativa, sobre todo en Argentina y la verdad que ahora el escenario es totalmente otro. Tenemos que trabajar sobre ese escenario.

Se presentó un nuevo proyecto de Ley, que lo presentó la diputada Gaillard y ahora vamos por ese otro proyecto. Está bien lo que pasó, a la gente le da tranquilidad. Se reconfirma que la planta tiene propiedades terapéuticas y que no está bien meter gente presa por cultivar cannabis para su salud, y eso está muy bien que pase, no le quiero bajar el precio. Pero la realidad es que hay otra realidad a la que hay que ponerle luz y que tiene que ver con generar un marco regulatorio para que ese cannabis pueda llegar a la gente con justicia social, que llegue de la manera que las personas elijan; ya sea a través del autocultivo, del cultivo solidario, del comunitario, de las organizaciones sociales, de pequeños y medianos productores que tengan ganas de irrumpir en la industria. Tenemos que regular a todos los actores y toda la línea de producción. Desde la producción de semillas, quién la va a hacer, generar licencias de producción, de comercialización, de las semillas, de la materia vegetal, de los derivados... regular absolutamente todo el mercado y que nadie se quede afuera.

Me parece que ahora es fundamental estar pensando en cómo ponemos luz sobre esto que ya está pasando, porque ya hay gente en Argentina produciendo semillas, materia vegetal y no estamos todos haciendo todo. Hay gente que se quiere dedicar a las semillas, otra a la materia vegetal, otra a los derivados, hay gente que se quiere dedicar a hacer cosmética. La idea es que todos podamos formar parte, no vaya a ser cosa que nos pase como otros países donde se legalizó el cannabis y quedó en manos de unas pocas empresas extranjeras.

-Justamente, respecto al proyecto de la diputada Gaillard, va por una Ley integral que vaya más allá de la regulación actual y que contemple la producción pública, por ejemplo, para evitar esto último que planteaste. ¿Pudiste ver algunos avances sobre este tema?-

Tengo el agrado de conocer a Martín Randazzo, intendente de General Lamadrid, que también viene desde 2016 tratando de generar empleo, producción pública de materia vegetal y lo imagino ya arando la tierra. Me alegra que se pueda abrir, pero necesitamos asentar las bases. No puede ser un impulso de un intendente random en toda la Argentina. Esto tiene que ser una política pública, desde el Estado, tiene que ser una cuestión de Estado. Necesitamos que se entienda que hay una posibilidad enorme, porque tenemos la capacidad instalada, el know how, mucha gente experta en nuestro país, que no necesitamos que venga nadie de afuera a explicarnos nada. Nosotros podemos avanzar en la industrialización del cannabis con soberanía. Me parece que en este momento se torna fundamental, porque si pasa mucho tiempo entre esta reglamentación y la regulación integral, se nos van a meter.

Nosotros no podemos dejar que entren así como así los capitales extranjeros, es urgente sentar las bases y generar este IRCA (Instituto Nacional de Regulación y Control del Cannabis) nacional para garantizar que ningún lugar de la cadena de producción, en lo que va desde la semillas hasta los derivados y la aplicación terapéutica, quede en manos hegemónicas. Que no se genere ningún monopolio, porque así como es importante que no se genere un monopolio en cuanto a la producción de semillas, de materia vegetal o de derivados, tampoco puede generarse un monopolio de la salud. No puede ser que esto quede en este invento de la corporación médica, esto que llaman el endocannabinólogo, por favor. Eso no existe, es una mentira. No hay endocannabinólogos. Lo que hay son individuos integrales, personas, con sus complejidades y plantas complejas y tenemos que encontrar la manera de vivir con las complejidades de cada quien; pero desde una mirada integral, donde los profesionales de la salud y los promotores de salud tengamos las herramientas para acompañar a la gente en esta nueva manera de hacer salud, que no tiene nada que ver con la medicina hegemónica, es otra forma de hacer salud y que es la salud comunitaria que logramos construir en nuestro territorio nacional.

-En función de esto, otro de los puntos del proyecto de Gaillard habla de la importancia de la federalización. ¿Cómo está siendo la experiencia del cannabis para la salud y la formación de los médicos que empiezan a prescribir cannabis en las provincias?-

La pandemia nos empujó a la virtualidad y todo lo que nosotras hacíamos de manera presencial en nuestra sede se fue a la virtualidad. Lo positivo de esto fue que nos pudimos federalizar. Veníamos acompañando familias que eran en su mayoría de Buenos Aires o Rosario y pudimos empezar a acompañar familias de todo el país. Lo que empezamos a notar mucho es que en algunas provincias hay una mayor apertura de parte de la comunidad médica que en otras. Por ejemplo, podés ver que en el sur, en Bariloche, en zonas de la comarca, hay muchísima más apertura, que los médicos están para indicar cannabis y por ahí en Salta, Jujuy o Chaco lo ven como una herejía prácticamente. Es un "no" rotundo y la gente sufre mucho ese "no" médico porque, como vivimos en una sociedad patriarcal, está esa cosa de "si el médico no me receta no lo puedo hacer".

Es importante la Ley de Caro porque en la Ley de regulación integral tenemos que tener en cuenta algo que no se tuvo en cuenta en ningún lugar de la letra de la Ley anterior, que tiene que ver con la formación y capacitación de profesionales, no solamente de la salud, sino también del Poder Judicial, de las Fuerzas de Seguridad y la ciudadanía en general. Incluso, yo creo que tiene que haber una campaña de concientización del uso del cannabis para que la gente sepa de qué se trata.

Nosotras como Mamá Cultiva Argentina, estuvimos participando porque nos invitaron centros de estudiantes de escuelas porteñas porque los pibes querían saber de qué se trataba: "¿qué es esto del cannabis medicinal?", "¿qué tiene que ver con el porro?". Y fuimos, armamos una capacitación y la verdad que la entendieron mejor que nadie. Ahora saben mucho más que antes, conocen mejor a la sustancia y eso les da herramientas para poder usarla de manera responsable.

-Más temprano mencionabas el concepto de justicia social y la importancia de garantizar el acceso. En eso, el marco regulatorio es fundamental. ¿Vos ves que el proyecto se va a tratar pronto?-

Yo en febrero del año que viene voy a estar en el Congreso. Me voy a enojar mucho si no se trata pronto, porque es un gobierno peronista. Espero que se comporten como tal. Estamos hablando de soberanía política, estamos hablando de soberanía económica, estamos hablando de la salud de nuestro pueblo. Entonces, no espero otra cosa. Nosotras vamos a estar empujándolo. De hecho, ya estábamos empujándolo antes de la reglamentación, estamos ahí. He hablado con muchas diputadas que nos acompañan, como Mara Brawer, Paula Penacca, Gabriela Cerruti, y estoy deseando que llegue el año que viene para ponernos a trabajar en esto y también porque me preocupa por sobre todas las cosas que no perdamos soberanía, que no quede en manos de extranjeros. Y también porque me parece que la formación es fundamental y que tiene que ser desde adentro hacia adentro. Que todo este conocimiento, este know how que supimos construir, estas redes comunitarias de salud que supimos tejer en todo el territorio, tienen que llegar a la academia de nuestra mano y no de afuera. Creo que va a haber una especie de boom, que a mí me molesta mucho, que vengan de afuera a decirnos cómo hacer las cosas. ¿Qué piensan que estuvimos haciendo estos tres años?

Hay que poner en valor, y saber que nos tenemos que poner firmes en que somos nosotras quienes tenemos ese know how y traspolarlo a donde sea: los ámbitos académicos, las instituciones, los organismos oficiales... Tranquilamente, podríamos entrar en un laboratorio público y decir: "miren, nosotras hacemos las cosas así y nos va bien, y podemos ir por acá" y que esos espacios tomen la experiencia y no estar esperando al endocannabinólogo. Es muy difícil y ya está pasando. La verdad nos merecemos otra cosa como argentinos. Por primera vez, tomemos el tema desde el nacimiento y hagámoslo bien.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.
Últimas Noticias
La llegada al público de los productos de cannabis vuelven a la etapa de venta y post venta en un elemento más que interesante de la cadena de valor. Los avances en las tecnologías de la comunicación son fuertes aliados de las empresas y emprendimientos para conocer mucho más a sus compradores y lo que ellos piensan sobre sus productos. En Estados Unidos y Canadá, se pueden ver tres estrategias distintas para encontrar esa relación y mejorar sus servicios.
En un contexto nacional en el que se observa un terreno auspicioso para el desarrollo de la industria del cannabis, es fundamental observar lo que ocurre en las provincias. Durante esta semana San Juan, Mendoza y Chubut presentaron diversas novedades en torno a la producción de cannabis medicinal.
Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.
La municipalidad puntana brinda, en el marco de su ordenanza para la regulación del cannabis con fines medicinales, una jornada donde se abordarán los aspectos médicos y científicos del uso de cannabis para la salud. Será el próximo sábado 12 de junio, de forma virtual. El gobernador Rodríguez Saá ha manifestado su entusiasmo por incorporar al cannabis medicinal no solo en la agenda de salud pública, sino también en la productiva.
Mediante una notificación a sus fuerzas, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires sostiene que se debe “evitar el inicio de procesos improductivos que contradigan los derechos de los pacientes”. Entretanto, aproximadamente 500 bonaerenses se encuentran detenidos por cultivar, muchos de ellos con causas penales y el proyecto provincial de cannabis medicinal aún sigue pendiente de debate legislativo.
Luego de los anuncios del gobernador Omar Perotti a principios de mayo, la provincia se encuentra trabajando a través del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) en los aceites con alto contenido de CBD. Estiman que dentro de dos meses estará listo el primer lote. Santa Fe, hasta el momento, importa derivados de cannabis con fines medicinales para cubrir los tratamientos en su sistema de salud.
Matías Kulfas aseguró que “en un mercado global emergente, vemos una ventana de oportunidad para Argentina”, enfocada en la Salud, el Trabajo y el Desarrollo Federal. Según proyecciones para el 2025, que el ministro caracterizó como “un escenario conservador”, Argentina podría crear 10 mil nuevos puestos de trabajo y un mercado interno mayor a los 500 millones de dólares anuales.
El Presidente de la Nación expresó su postura sobre el tema y aseguró que el desarrollo cannábico en términos medicinales es “creciente” en el país. En los últimos ocho meses, varios hechos sustentan la afirmación sobre la prevalencia del cannabis medicinal en la agenda del gobierno en relación a otras aristas del uso de cannabis.
La Presidenta de Proyecto Cáñamo se refirió a algunos elementos clave de la iniciativa de Desarrollo Productivo y a la necesidad de comprender la diferencia jurídica entre cáñamo y cannabis psicoactivo. Lo penal, la agenda real de quienes realizan productos cañameros en Argentina y la (poca) presencia de la planta en la agenda mediática, entre otros temas, en este diálogo con Industria Cannabis.
La provincia se encamina a viabilizar la producción medicinal. Mientras los pacientes y asociaciones pueden acceder a un Registro que autorice el autocultivo, desde la articulación entre el Ministerio de Salud y de Producción se encuentran trabajando para que la cadena productiva cuente con los productores de la economía regional, social y popular y que las farmacias entrerrianas puedan realizar formulaciones con base en la planta.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350