Conocimientos sobre cultivo
La genética del cannabis y la necesidad de un banco profesional de semillas en Argentina

¿Qué es una genética estable? ¿Cuáles son las etapas de trabajo para desarrollar una genética del cannabis? ¿En qué situación se encuentra Argentina sobre este tema? En diálogo con María José Ayala (Mary Jane), consultora y asesora de servicios en cultivo del cannabis legal, despejamos estas y otras preguntas al respecto.

20 de Enero, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser
"A la séptima generación se podría estar hablando de un producto con mucha estabilidad”, afirmó Mary Jane

Al momento de cultivar una planta de cannabis, hay que tener en cuenta dos aspectos primordiales: uno es la genética y el otro, el medio ambiente donde se va a desarrollar. La composición genética de la planta, que se denomina genotipo, define diferentes posibilidades de crecimiento. Pero es el ambiente que se le brinda a la planta lo que permite que se manifiesten ciertas características por sobre otras. A esta expresión física de lo genético con influencia del medio ambiente se le llama fenotipo, que puede variar el color y la forma de la planta, por ejemplo. En el ámbito del cannabis industrial, se buscan las mejores genéticas para desarrollar variados tipos de productos. “Cada breeder orienta su producción de material genético a un fin determinado. Están quienes se especializan en generar nuevas variedades con alto contenido de CBD y bajo en THC, que hoy en día se está abriendo el mercado para eso en algunos lugares, y después los que buscan abastecer al mercado recreativo, con THC lo más alto posible y una buena carta de colores y sabores”, contó María José Ayala (en adelante, Mary Jane), consultora y asesora de servicios en cultivo del cannabis legal.

En cuanto al proceso de búsqueda y estabilización de genéticas, Mary Jane detalló a Industria Cannabis que “arranca con un banco de material de hibridaje que, generalmente, son madres seleccionadas de plantas regulares, a las que se les hizo una selección para buscar estabilidad de esas plantas regulares hembra”. Después, “se hacen entrecruzamientos para generar cosas nuevas y luego un proceso de selección y mejoramiento genético. Se replica esa misma cruza, cruzando con el mismo padre, se seleccionan a los individuos que más hayan cumplido con lo que se está buscando”, explica.

Este trabajo de entrecruzamientos no se realiza una sola vez. “A la séptima generación se podría estar hablando de un producto con mucha estabilidad”, afirmó Mary Jane, y agregó que “una genética estable es la que te muestra mayor cantidad de individuos que presentan las mismas características de todo tipo, como las estructurales u organolépticas”.

Mary Jane, consultora y asesora de servicios en cultivo del cannabis legal

Acerca de la actualidad del desarrollo de genética del cannabis en Argentina, la consultora remarcó que es algo que “todavía está muy en pañales” y que “si bien hay dos o tres personas trabajando y jugando un poco, todavía no hay un marco de desarrollo profesional, desde las instalaciones hasta la selección de material genético para la cría”.

En la visión de Mary Jane, “hay mucho cultivador amateur haciendo sus cruzas con semillas feminizadas que saca de un paquete, selecciona y revierte, pero el proceso tiene más tecnificación”. La consultora explicó que “para seleccionar material de cría, generalmente no se parte de una semilla feminizada, sino de semillas regulares, a las cuales se las somete a distintos tipos de estrés para determinar cuáles son las regulares estables que no presentan signos de hermafroditismo cuando son sometidas a ese estrés”.

A su vez, sostuvo que “ese trabajo no está bien hecho. Si bien hay una colección de genéticas que los cultivadores fuimos juntando, no son materiales de cría o en su mayoría no”.Entre los porqués de esta situación actual, Mary Jane expresó que “en Sudamérica nos llegó más tarde y con el tema de la ilegalidad se dificulta muchísimo el desarrollo de todos los aspectos. Cuando es legal, se trabaja más tranquilo, se puede jugar con otras cantidades y eso ahorra tiempo”.

En tanto, la consultora vio viable la posibilidad de creación de un banco de semillas en nuestro país, siempre y cuando exista una ley más completa en cuanto a la genética del cannabis y que pueda impulsar estas iniciativas de una forma seria y profesional.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350