La lógica punitivista vs. una perspectiva de derechos humanos
El uso recreativo: uno de los grandes pendientes de las regulaciones sobre cannabis

La “guerra contra las drogas” y la influencia mundial de la perspectiva prohibicionista decantaron en una política decididamente punitivista. Las organizaciones impulsan un cambio profundo en donde prime la lógica de los derechos humanos y un abordaje interdisciplinario en el trazado de las políticas públicas sobre cannabis en Argentina.

El derecho al cultivo es una demanda de organizaciones y de la sociedad civil (Página 12/MMM 2018)

El debate sobre cannabis en Argentina, si bien ha encontrado avances con sus fines medicinales, tiene varios aspectos pendientes para delinear regulaciones. Uno de ellos es el cannabis de uso recreativo o de uso adulto, que nos encuentra diariamente con presos por tenencia para consumo personal o por tener plantas en sus casas, expuestos ante medios de comunicación como “fuertes golpes al narcotráfico”.

En nuestro país se encuentra vigente, en la actualidad, la Ley 23737 de Tenencia y Tráfico de Estupefacientes, que fue sancionada en 1989 y penaliza a quienes tengan posesión de estupefacientes, incluso si es para consumo personal. Esto parte de una visión punitivista de la política de drogas a nivel mundial, que ha influenciado los marcos legales que desarrolló cada país. En 2009, 20 años después de la sanción de esta Ley, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió por unanimidad la inconstitucionalidad de penar la tenencia de sustancias ilícitas para consumo personal. El argumento más fuerte de esta resolución, conocida públicamente como “Fallo Arriola”, es que la ley de drogas viola el derecho a la intimidad garantizado por el Artículo 19 de la Constitución Nacional.

Si bien el fallo fue histórico, abrió una puerta para el debate sobre política de drogas relacionada a los derechos humanos y significó un enorme avance para la jurisprudencia vinculada a la tenencia personal de estupefacientes, se diluyó el debate para la despenalización y legalización del cannabis de uso adulto.

Un fallo más reciente de la justicia de Mar del Plata, a mitad de diciembre de este año, accionó a favor del pedido que realizó Gabriel Díaz, presidente de la Asociación Marplatense de Cannabicultores. En diciembre del año pasado, presentó un habeas corpus preventivo y colectivo con el fin del cese de requisas sin orden judicial y traslados a comisarías de quienes usan drogas ilegales en esa ciudad. La decisión, sin embargo, no contempla la devolución de lo incautado. En el capítulo “Las políticas de drogas: arcaicas, ineficaces y contrarias a la protección de los derechos humanos”, del Informe 2017 sobre Derechos Humanos en la Argentina, realizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Julia Buxton afirma que “como las drogas han sido problematizadas como una cuestión de seguridad, se ha institucionalizado el rol de determinadas agencias estatales: los agentes de policía, los militares, la inteligencia, las aduanas, y el sistema penal son los que determinan y dominan la política de drogas, y no los actores de la salud, la educación o los actores sociales interesados de forma directa, como la comunidad de usuarios de drogas o quienes cultivan narcóticos”.

Es, en este sentido, que se vuelve necesario plantear un abordaje más complejo que no reduzca la política de drogas a un tema únicamente propio de seguridad o derecho penal. El Acuerdo por la Regulación Legal del Cannabis, compuesto por un número muy contundente de organizaciones cannábicas de toda la Argentina, impulsa una mirada interdisciplinaria del consumo recreativo y, en ese marco, “el respeto por los derechos de lxs usuarixs, su autonomía y sus decisiones privadas”.

En el punto 5 de este acuerdo, se expresa que desde el fallo Arriola, “se impulsaron más de 30 proyectos legislativos que proponen despenalizar conductas asociadas al consumo, como la tenencia de drogas y el autocultivo de cannabis; y un tercio de ellos, además, promueven la despenalización de todos los usos de esta planta y la regulación legal del mercado de cannabis. Sin embargo, la Ley 23737 no se modificó, y todas estas prácticas continúan penalizadas”. En el mismo escrito, las organizaciones marcan que “las fuerzas de seguridad siguen realizando detenciones por conductas asociadas al consumo, bajo las figuras de tenencia simple y consumo personal (art. 14) y cultivo para consumo personal (art. 5), entre otras”.

A su vez, agregan que en los últimos años “se intensificó significativamente” la persecución al autocultivo. “Según datos de la Procunar, las causas iniciadas por delitos vinculados con la tenencia, almacenamiento y transporte de plantas y semillas para producir estupefacientes (que en la Argentina se concentra en cannabis), casi se duplicaron entre 2015 y 2018: pasaron 530 a 975 causas. Estas prácticas son consideradas un indicio de comercialización por el sistema penal. De modo que, muchxs cultivadorxs son criminalizadxs como narcotraficantes”, manifestaron en el documento.

El Acuerdo propone “una política de drogas basada en el sistema de derechos humanos compatible con la Ley Nacional de Salud Mental y Adicciones, que incluya como pilar la estrategia de reducción de riesgos, daños y vulnerabilidades”.

Hasta el momento, en el Congreso de la Nación se encuentra el proyecto de ley de la diputada Ayelén Spósito, que busca la legalización del cannabis para todos sus usos, su eliminación de la lista de estupefacientes prohibidos, la habilitación de clubes de cultivo, el control del Estado nacional sobre el mercado y una amnistía a los presos y presas por plantar marihuana.

La iniciativa prevé como autoridad de aplicación al Instituto Nacional del Cannabis (INACA), un ente autárquico creado en la órbita del Poder Ejecutivo Nacional, que tendrá en su directorio representantes de los Ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, de Industria, de Seguridad, de Salud, de Educación, de Justicia, Ciencia y Tecnología, la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

El proyecto tiene estado parlamentario para su debate en comisiones y, de haber dictamen, la Cámara de Diputados lo tratará en el recinto en 2021.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Emprendedor Cannábico.
opinion
En un momento particular para el país, el viejo pero actualizado Cáñamo Industrial, parece abrirse camino entre la clase política Argentina. Han pasado más de 83 años de prohibición desde que el Gobierno Federal Norteamericano decidiera ilegalizar a la planta de Cannabis, y desde ese entonces hasta ahora sucedieron muchísimas cosas.
Usted pensara o quizas se pregunte que tiene que ver un tal Don Manuel, que le aviso es Don Manuel Belgrano y una Planta que no es cualquier planta. Si me refiero a la planta peyorativamente llamada de Marihuana, pero que su nombre en la Categoria Taxonomica de Linneo que clasifico cientos de miles de plantas y el Cañamo es una de ellas.
Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.
Últimas Noticias
La llegada al público de los productos de cannabis vuelven a la etapa de venta y post venta en un elemento más que interesante de la cadena de valor. Los avances en las tecnologías de la comunicación son fuertes aliados de las empresas y emprendimientos para conocer mucho más a sus compradores y lo que ellos piensan sobre sus productos. En Estados Unidos y Canadá, se pueden ver tres estrategias distintas para encontrar esa relación y mejorar sus servicios.
En un contexto nacional en el que se observa un terreno auspicioso para el desarrollo de la industria del cannabis, es fundamental observar lo que ocurre en las provincias. Durante esta semana San Juan, Mendoza y Chubut presentaron diversas novedades en torno a la producción de cannabis medicinal.
Muchos países han avanzado en nuevas leyes que se adaptan a las estructuras legales vigentes y sistemas económicos actuales que les permiten el cultivo de forma controlada. Algunos para su investigación otros para sus derivados y consumo personal o recreativo.
La municipalidad puntana brinda, en el marco de su ordenanza para la regulación del cannabis con fines medicinales, una jornada donde se abordarán los aspectos médicos y científicos del uso de cannabis para la salud. Será el próximo sábado 12 de junio, de forma virtual. El gobernador Rodríguez Saá ha manifestado su entusiasmo por incorporar al cannabis medicinal no solo en la agenda de salud pública, sino también en la productiva.
Mediante una notificación a sus fuerzas, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires sostiene que se debe “evitar el inicio de procesos improductivos que contradigan los derechos de los pacientes”. Entretanto, aproximadamente 500 bonaerenses se encuentran detenidos por cultivar, muchos de ellos con causas penales y el proyecto provincial de cannabis medicinal aún sigue pendiente de debate legislativo.
Luego de los anuncios del gobernador Omar Perotti a principios de mayo, la provincia se encuentra trabajando a través del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) en los aceites con alto contenido de CBD. Estiman que dentro de dos meses estará listo el primer lote. Santa Fe, hasta el momento, importa derivados de cannabis con fines medicinales para cubrir los tratamientos en su sistema de salud.
Matías Kulfas aseguró que “en un mercado global emergente, vemos una ventana de oportunidad para Argentina”, enfocada en la Salud, el Trabajo y el Desarrollo Federal. Según proyecciones para el 2025, que el ministro caracterizó como “un escenario conservador”, Argentina podría crear 10 mil nuevos puestos de trabajo y un mercado interno mayor a los 500 millones de dólares anuales.
El Presidente de la Nación expresó su postura sobre el tema y aseguró que el desarrollo cannábico en términos medicinales es “creciente” en el país. En los últimos ocho meses, varios hechos sustentan la afirmación sobre la prevalencia del cannabis medicinal en la agenda del gobierno en relación a otras aristas del uso de cannabis.
La Presidenta de Proyecto Cáñamo se refirió a algunos elementos clave de la iniciativa de Desarrollo Productivo y a la necesidad de comprender la diferencia jurídica entre cáñamo y cannabis psicoactivo. Lo penal, la agenda real de quienes realizan productos cañameros en Argentina y la (poca) presencia de la planta en la agenda mediática, entre otros temas, en este diálogo con Industria Cannabis.
La provincia se encamina a viabilizar la producción medicinal. Mientras los pacientes y asociaciones pueden acceder a un Registro que autorice el autocultivo, desde la articulación entre el Ministerio de Salud y de Producción se encuentran trabajando para que la cadena productiva cuente con los productores de la economía regional, social y popular y que las farmacias entrerrianas puedan realizar formulaciones con base en la planta.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350