La lógica punitivista vs. una perspectiva de derechos humanos
El uso recreativo: uno de los grandes pendientes de las regulaciones sobre cannabis

La “guerra contra las drogas” y la influencia mundial de la perspectiva prohibicionista decantaron en una política decididamente punitivista. Las organizaciones impulsan un cambio profundo en donde prime la lógica de los derechos humanos y un abordaje interdisciplinario en el trazado de las políticas públicas sobre cannabis en Argentina.

21 de Diciembre, 2020
Por: Ingrid Sept Lasser
El derecho al cultivo es una demanda de organizaciones y de la sociedad civil (Página 12/MMM 2018)

El debate sobre cannabis en Argentina, si bien ha encontrado avances con sus fines medicinales, tiene varios aspectos pendientes para delinear regulaciones. Uno de ellos es el cannabis de uso recreativo o de uso adulto, que nos encuentra diariamente con presos por tenencia para consumo personal o por tener plantas en sus casas, expuestos ante medios de comunicación como “fuertes golpes al narcotráfico”.

En nuestro país se encuentra vigente, en la actualidad, la Ley 23737 de Tenencia y Tráfico de Estupefacientes, que fue sancionada en 1989 y penaliza a quienes tengan posesión de estupefacientes, incluso si es para consumo personal. Esto parte de una visión punitivista de la política de drogas a nivel mundial, que ha influenciado los marcos legales que desarrolló cada país. En 2009, 20 años después de la sanción de esta Ley, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió por unanimidad la inconstitucionalidad de penar la tenencia de sustancias ilícitas para consumo personal. El argumento más fuerte de esta resolución, conocida públicamente como “Fallo Arriola”, es que la ley de drogas viola el derecho a la intimidad garantizado por el Artículo 19 de la Constitución Nacional.

Si bien el fallo fue histórico, abrió una puerta para el debate sobre política de drogas relacionada a los derechos humanos y significó un enorme avance para la jurisprudencia vinculada a la tenencia personal de estupefacientes, se diluyó el debate para la despenalización y legalización del cannabis de uso adulto.

Un fallo más reciente de la justicia de Mar del Plata, a mitad de diciembre de este año, accionó a favor del pedido que realizó Gabriel Díaz, presidente de la Asociación Marplatense de Cannabicultores. En diciembre del año pasado, presentó un habeas corpus preventivo y colectivo con el fin del cese de requisas sin orden judicial y traslados a comisarías de quienes usan drogas ilegales en esa ciudad. La decisión, sin embargo, no contempla la devolución de lo incautado. En el capítulo “Las políticas de drogas: arcaicas, ineficaces y contrarias a la protección de los derechos humanos”, del Informe 2017 sobre Derechos Humanos en la Argentina, realizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Julia Buxton afirma que “como las drogas han sido problematizadas como una cuestión de seguridad, se ha institucionalizado el rol de determinadas agencias estatales: los agentes de policía, los militares, la inteligencia, las aduanas, y el sistema penal son los que determinan y dominan la política de drogas, y no los actores de la salud, la educación o los actores sociales interesados de forma directa, como la comunidad de usuarios de drogas o quienes cultivan narcóticos”.

Es, en este sentido, que se vuelve necesario plantear un abordaje más complejo que no reduzca la política de drogas a un tema únicamente propio de seguridad o derecho penal. El Acuerdo por la Regulación Legal del Cannabis, compuesto por un número muy contundente de organizaciones cannábicas de toda la Argentina, impulsa una mirada interdisciplinaria del consumo recreativo y, en ese marco, “el respeto por los derechos de lxs usuarixs, su autonomía y sus decisiones privadas”.

En el punto 5 de este acuerdo, se expresa que desde el fallo Arriola, “se impulsaron más de 30 proyectos legislativos que proponen despenalizar conductas asociadas al consumo, como la tenencia de drogas y el autocultivo de cannabis; y un tercio de ellos, además, promueven la despenalización de todos los usos de esta planta y la regulación legal del mercado de cannabis. Sin embargo, la Ley 23737 no se modificó, y todas estas prácticas continúan penalizadas”. En el mismo escrito, las organizaciones marcan que “las fuerzas de seguridad siguen realizando detenciones por conductas asociadas al consumo, bajo las figuras de tenencia simple y consumo personal (art. 14) y cultivo para consumo personal (art. 5), entre otras”.

A su vez, agregan que en los últimos años “se intensificó significativamente” la persecución al autocultivo. “Según datos de la Procunar, las causas iniciadas por delitos vinculados con la tenencia, almacenamiento y transporte de plantas y semillas para producir estupefacientes (que en la Argentina se concentra en cannabis), casi se duplicaron entre 2015 y 2018: pasaron 530 a 975 causas. Estas prácticas son consideradas un indicio de comercialización por el sistema penal. De modo que, muchxs cultivadorxs son criminalizadxs como narcotraficantes”, manifestaron en el documento.

El Acuerdo propone “una política de drogas basada en el sistema de derechos humanos compatible con la Ley Nacional de Salud Mental y Adicciones, que incluya como pilar la estrategia de reducción de riesgos, daños y vulnerabilidades”.

Hasta el momento, en el Congreso de la Nación se encuentra el proyecto de ley de la diputada Ayelén Spósito, que busca la legalización del cannabis para todos sus usos, su eliminación de la lista de estupefacientes prohibidos, la habilitación de clubes de cultivo, el control del Estado nacional sobre el mercado y una amnistía a los presos y presas por plantar marihuana.

La iniciativa prevé como autoridad de aplicación al Instituto Nacional del Cannabis (INACA), un ente autárquico creado en la órbita del Poder Ejecutivo Nacional, que tendrá en su directorio representantes de los Ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, de Industria, de Seguridad, de Salud, de Educación, de Justicia, Ciencia y Tecnología, la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

El proyecto tiene estado parlamentario para su debate en comisiones y, de haber dictamen, la Cámara de Diputados lo tratará en el recinto en 2021.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350