Cannabis y cáñamo industrial: ejes del proyecto que presentará Desarrollo Productivo

El próximo lunes, el ministro Matías Kulfas presentará ante el Consejo Económico y Social la iniciativa para regular la industria del cannabis medicinal y del cáñamo. El acento en las PyMes y cooperativas, junto con la fuerte presencia del Estado en cada etapa de la cadena de valor, son ejes transversales a la propuesta que el Ejecutivo girará al Congreso de la Nación.

20 de Mayo, 2021
Por: Ingrid Sept Lasser

El proyecto de ley “Desarrollo de la industria del cannabis medicinal y del cáñamo industrial” prevé otorgar un “marco regulatorio de la cadena de producción y comercialización nacional y/o con fines de exportación de la planta de cannabis, sus semillas y sus productos derivados afectados al uso medicinal, incluyendo la investigación científica, y al uso industrial; promoviendo así el desarrollo nacional de la cadena productiva sectorial”. Anunciado en la apertura de sesiones legislativas por el presidente Alberto Fernández, finalmente el texto se prestará al debate en el Congreso a partir del 24 de mayo, cuando el ministro Matías Kulfas haga su presentación en el Consejo Económico y Social (CES).

La iniciativa del gobierno nacional se nutre de los proyectos presentados por las diputadas Carolina Gaillard y Mara Brawer en 2020, junto con la inclusión de las perspectivas brindadas por el informe “La cadena de valor del cannabis: situación y tendencias internacionales, y oportunidades para la Argentina”, realizado por el Consejo para el Cambio Estructural (CCE) del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Este informe marca que el mercado argentino podrá tener un volumen de 450 millones de dólares en un mediano plazo, número que podría crecer más si se aprovechan las potencialidades del país en distintas etapas de la cadena de valor. El relevamiento indica que “las oportunidades más inmediatas para la Argentina estarían en el área medicinal (tanto con productos bajo prescripción como eventualmente otros que puedan ser autorizados para su venta, como suplementos dietarios u otras variantes), y se concentrarían en el mercado doméstico y de países de la región”. A su vez, remarca que “Otra vía que puede presentar una ventana de oportunidades para el país está asociada al cáñamo –plantas de cannabis que presentan muy bajos contenidos de THC–, del cual se pueden obtener una extensa serie de derivados”.

Aunque el proyecto completo no se conoce oficialmente, fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo adelantaron que una de las claves del texto que se presentará en la reunión del CES es la perspectiva sobre el cannabis como una alternativa de diversificación productiva y de creación de empleos para las economías regionales, con la presencia de los pequeños productores y cooperativas. En ese sentido, otro punto importante es la definición de un sistema de licencias específicas para las actividades que se desarrollan en las distintas etapas de la cadena de valor, que evite la monopolización de toda la cadena en empresas que tengan mayores recursos, algo que ya ha ocurrido en otras experiencias en países vecinos.

Por otra parte, se prevén fuertes regulaciones en toda la cadena por parte del Estado en la actividad productiva que atañe a la industria del cannabis para la salud, con requisitos para las buenas prácticas de cultivo, de cosecha, de manufactura, entre otras, junto con verificar el cumplimiento de los estándares de calidad y trazabilidad tanto de los cultivos como de los productos.

El proyecto, además, establece la articulación entre diferentes actores del Estado en torno al desarrollo del sector. Los principales son el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación; el Ministerio de Salud de la Nación; el Instituto Nacional de Semillas (INASE); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT); el CONICET; entre otros. El objetivo de la vinculación entre estos organismos se refiere a autorizaciones (sobre todo en el caso del INASE y la ANMAT) y capacitaciones profesionales tanto en términos de investigación y desarrollo de cannabis para la salud como modalidades de cultivo, cosecha y procesamiento.

Editorial
Por Leandro Ayala - Fundador de Industria Cannabis. Presidente de la Confederación Cannabica Argentina y Emprendedor Cannábico.
opinion
A fines de 2020 se aprobó y reglamentó la Ley Nacional 27350, que habilita la investigación del cannabis para uso medicinal, lo que representa un hecho absolutamente novedoso en varios sentidos. El 5 de mayo de 2022 el Congreso aprobó de Ley para el “Desarrollo productivo del cáñamo, cáñamo industrial y/u hortícola”. Ambas leyes podrían abrir un enorme potencial de articulación público-privada, centrada en el agregado de valor, la generación federal de empleo y la incorporación de tecnología.
Hasta el año 2005 le correspondía exclusivamente a la justicia federal de cada una de las jurisdicciones provinciales en el país. A partir de allí, se dio la posibilidad a las provincias, que así lo deseen, de perseguir, juzgar y condenar algunos delitos contenidos en la ley 23.737. Esto genera que algunas provincias se desfederalicen y persigan delitos de consumo, narcomenudeo o microtráfico, entre otros.
El 11 de abril el Ministerio de Salud, por medio de la resolución 781/22, creó una nueva categoría para “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en la medicina humana”, haciendo una separación de esta categoría de las médicas medicinales y las medicinales herbáceas. En otras palabras, comienza a establecerse un esquema propio para el registro de productos medicinales de Cannabis, distinto al régimen legal de aprobación de otro tipo de producto medicinal.
Últimas Noticias
Desde hoy, 5 de julio, bajo la resolución nº 260 desde el Instituto Nacional de Semillas (INASE), comprar y vender semillas ya es legal en la Argentina. Además se podrán comercializar esquejes y plantines que tengan inscripción de la/s variedad/es de dicha especie en el Registro Nacional de Cultivares
En la provincia argentina de Jujuy se inauguró el primer consultorio de endocannabinología de una asociación civil dentro de un sanatorio privado. La inauguración tuvo lugar gracias al acuerdo entre la Asociación Cannabis Medicinal Jujuy y el Sanatorio San José de la ciudad de Perico, a 35 km de la capital provincial.
Se trata de la renovación del sitio web del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN), con el que busca facilitar el proceso de inscripción y seguimiento de trámites para personas usuarias y profesionales.
En España el Congreso aprobó un proyecto para regular el cannabis medicinal y ahora la decisión de aplicarlo es de su gobierno. Mientras que en Italia la Cámara Baja trabaja para habilitar el autocultivo de hasta cuatro plantas por persona.
A partir de un convenio con el municipio, la empresa Whole Extraction instalará sus laboratorios en el polo industrial, donde también cultivará en condiciones indoor y en exterior. En principio elaborará aceites medicinales y una parte de esa producción será destinada a pacientes del partido.
Este ente está desarrollando los primeros materiales de referencia certificados de cannabinoides elaborados en Argentina; esto contribuye al control de la calidad de los productos del cannabis y sustituye importaciones de alto costo. Además, puso a disposición de los proyectos productivos y de la comunidad una plataforma con información pública para los interesados en la temática.
Con representantes de provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Córdoba, La Plata, Neuquén y Rio Negro el evento rindió homenaje a Güemes y Belgrano. La cita tuvo lugar en Kennedy Social Bar el último 17 de junio, en la Ciudad de Salta
El estudio de la planta y sus propiedades medicinales y terapéuticas se han ganado lugar en carreras de grado de las universidades nacionales de La Plata (UNLP), Córdoba (UNC) y del Sur (UNS). Ahora, una diplomatura en la Universidad de Rosario (UNR) pone la mira en la formación enfocada en la producción. Además, la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO) lleva a cabo un ciclo de jornadas en seis ciudades de esa zona de la provincia de Buenos Aires.
El economista de 62 años tiene en carpeta el desarrollo de la industria del cannabis medicinal e industrial, y además se ha manifestado en contra del prohibicionismo. Por su parte, la vicepresidenta Francia Márquez apoyó la producción de cannabis de comunidades locales y cuestionó que las licencias fueron otorgadas a grandes empresas extranjeras.
A partir de un acuerdo con la empresa León Verde, el gobierno provincial apunta a producir cannabis medicinal y cáñamo industrial en la provincia incorporando a las cooperativas de la agricultura familiar que actualmente se desempeñan en la informalidad. “Tenemos la voluntad política de incorporar esta temática a la agenda del Norte Grande”, dijo Capitanich.
Seleccion del Editor
Diálogo con Graciela Jara Sánchez, encargada de Distribuidora 1422
Mónica Hourcade: “Tiene que asegurarse la provisión de un aceite que vos sepas con certeza lo que estás tomando”
El modelo canadiense - Cómo funciona el modelo de industria del cannabis más avanzado
Argentina se tiñe de verde: cuáles y cómo son las leyes y proyectos en todo el país, tras la nueva reglamentación de la Ley 27.350